Johanna Celedón Oñate - jceledon@larepublica.com.co Miércoles, 5 de septiembre de 2012

Después de un largo proceso de casi 5 años, la Superintendencia de industria y Comercio le concedió la patente de modelo de utilidad a la firma colombiana Cinco-T Ltda, denominada “comedero desarmable para aves de corral”.

Se trata de un privilegio que le otorga el Estado al inventor como reconocimiento de la inversión y los esfuerzos realizados en nuevos inventos que traen formas y configuraciones diferentes de elementos de un producto o parte del mismo, que permita un funcionamiento diferente.

Cinco – T es una empresa orientada a proveer, a través del arriendo y venta de contenedores, oficinas móviles y campamentos, soluciones para el transporte, almacenamiento de mercancías y alojamiento de personal.

 Alejandro Dussán, gerente general de la compañía, le dijo a LR que la empresa tenía la autorización del creador del producto, el veterinario mexicano Javier Septien, para tramitar el  país la patente de los comederos para pollos de engorde. Pero a pesar de esto y de resolver todas las inquietudes de la SIC, durante la petición de la licencia se presentó una oposición por parte de la empresa Lhaura Vet S.A., una firma colombiana dedicada al diseño, la producción y la comercialización de instrumental veterinario, instrumentos para el manejo y cuidado de ganaderías, equipos de uso en agricultura para aplicación de insumos químicos y herramientas de uso agrícola.

Dicha solicitud se hizo argumentando  la empresa, que produce y comercializa productos para aves en el país desde 1989, tiene diseños similares, que funcionalmente cubren necesidades idénticas a las de este nuevo producto que se traería desde México, lo que podría afectar la venta de los productos de la compañía.

Además, señaló que la patente de modelo de utilidad que registraría la firma no presentaba ningún tipo de novedad técnica o funcional ante los productos existentes en el mercado

Sin embargo, la SIC declaró que la oposición carecía de argumentos puesto que ninguna de las pruebas aportadas por la sociedad Lhaura Vet  contenía características técnicas reclamadas en la reivindicación para lo que se solicita la protección, razón por la cual los elementos mencionados por esta no permitirían desvirtuar la patentibilidad del comedero.

En estos términos, la patente fue concedida a Cinco-T Ltda, declarando que esta presentaba una nueva forma de configuración de elementos de un bien o de una parte del mismo. Además de permitir un diferente funcionamiento que le proporciona nuevas utilidades técnicas que antes no tenían.

También se señaló que la empresa opositora no aportó ningún tipo de pruebas o certificación sobre derecho, patente, trámite o registro obtenido en Colombia para sus  comederos.

Por esta razón, la marca titular tendrá en adelante los derechos y las obligaciones establecidas, y las demás disposiciones vigentes sobre la propiedad industrial. Esto, no si antes dejar claro que para mantener la licencia vigente, se tendría que cancelar la tasa anual de mantenimiento de la misma.

De este modo, la SIC, le otorgó a la marca Cinco-T Ltda el privilegio de patente de modelo de utilidad a “comedero desarmable para aves de corral”, que consiste en un comedero plástico exclusivamente para la recepción del pollo de engorda durante sus dos primeras semanas de vida, que puede ser utilizado en otras especies aviares.

Dussán afirmó que la acogida que ha tenido el producto en el mercado ha sido muy favorable para la compañía, tanto así que cuenta con cinco tipos de comederos de recepción creados con base al primer modelo del producto que es llamado en el mercado como Turbogrow.