Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co sábado, 9 de mayo de 2015

“Cuando la justicia le dice devuélvala (la  plata), y no la devuelve, eso se llama robo, y entonces, igual que el que se roba el celular, este señor, si no devuelve el dinero, está haciendo lo mismo que el que se roba el celular, solo que en este caso el aparato vale $134.000 millones y es propiedad de todos los ciudadanos de Bogotá, porque ETB es de nosotros los bogotanos”, afirmó Petro.

Le habló directamente a Slim y le pidió devolver los recursos que desde su perspectiva le corresponden a los ciudadanos capitalinos.

Y agregó: “todas las instancias nacionales e internacionales le han dicho que se cogió una plata que es de la sociedad bogotana, toda, en una cuantía enorme de recursos y que no se la debió coger, sino que la debe devolver”.

En últimas, recalcó el mandatario “la Corte Constitucional se pronunció, el Tribunal Andino de Justicia se pronunció, el Consejo de Estado se pronunció. ¿Nos va a devolver la plata? Si no nos devuelve la plata ustedes deben comunicarlo, el hombre más rico del mundo se convierte en un ladrón”.

Este escándalo, aseguró Andrés Julián Gómez, Director Consultorías 360° y experto en tecnología,  “le ha hecho mucho daño a la imagen corporativa de Claro, empresa que debería dejar de tener este tipo de circunstancias donde ETB aparece como la empresa desprotegida”.

Son varias las versiones a la luz de la decisión que tomó la Corte Constitucional a finales de la semana pasada y que solo se conocerá realmente con la decisión escrita que será entregada la próxima semana a los implicados y la opinión pública.

Claro salió a decir que celebraba que Alta Corte decidiera que la instancia competente para resolver esta controversia son los tribunales de arbitramento. En efecto, señaló la empresa en un comunicado, “el Consejo de Estado en su sección 5ª ordenó que la disputa entre Comcel  y ETB por los cargos de conexión, que se remontan al año 1998, debía ser resuelto por tribunales de arbitramento convocados por las partes. En cumplimiento de esa decisión y a pesar de las reticencias de la ETB, se convocaron tres tribunales de arbitramiento, uno de los cuales ya falló a favor de Comcel”.

Con esto salió entonces a desmentir el pago que está exigiendo el mandatario capitalino y la compañía sostuvo que ese no era el espíritu de la tutela impuesta en la Corte.

Pero por otra parte, ETB celebró el fallo porque desde su perspectiva, Claro debía pagarle el dinero, que “le corresponde”.

A la fecha, señaló la compañía,  la condena asciende a un total de $259.161 millones, resultado de sumar $152.925 millones, cifra pagada por ETB e indexada a la fecha máxima que otorgó el Consejo de Estado en las sentencias de 9 de agosto de 2012, esto es, al 22 de septiembre de 2012; más los intereses comerciales moratorios que se han causado desde dicha fecha en que no ha cumplido la obligación esa multinacional y que a hoy ascienden a $106.235 millones.

Lo más grave de esta disputa, analizó Daniel Medina, exministro de las TIC, es que no va a pasar nada diferente.

“Es un pleito que se volvió eterno y si miramos los análisis de lo que sucede en el sector de las telecomunicaciones, es el país el que se va a ver afectado porque los inversionistas son muy sensibles a la justicia o a cómo operan los órganos judiciales en caso de una disputa”, recalcó.

Sobre todo con esa actitud de Claro y la falta de acuerdo sobre quién es competente para dirimir este conflicto, explicó Medina, Colombia está espantando a nuevos inversionistas que le hagan una real competencia a ellos, que son la empresa con mayor porción de mercado.

“Necesitamos inversionistas grandes que vengan a retarlo y eso no va a suceder si Claro sigue utilizando recursos legales para impedir la resolución de pleitos”, sostuvo el exministro de comunicaciones.

Parece que la larga lista de 12 fallos emitidos por árbitros, la decisión del Consejo de Estado, de la Corte Constitucional y del Tribunal Andino, seguirá engrosándose, pues por ahora no se ve una instancia jurídica clara.

Los árbitros son una solución, recordó Medina, pero las dos compañías tienen que estar de acuerdo en ellos para que se pueda dirimir el conflicto entre las partes.

Las opiniones

Daniel Medina
Exministro de las TIC

“En esta disputa eterna el que pierde es el país, porque los inversionistas, sobre todo del sector TIC son muy sensibles a cómo se resuelven los pleitos entre las compañías. Necesitamos inversionistas grandes que vengan a retar a Claro, pero esto no va a suceder así”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.