Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co Sábado, 11 de julio de 2015

A la solicitud se opuso Industria Americana de Colchones Induamercol alegando que el elemento gráfico y la parte nominativa hace alusión al planeta y a su cuidado, igual que sus marcas registradas, ‘Amamos El Planeta’ y ‘Amamos El Planeta usamos productos naturales registrados’ en clase 20, de acuerdo con la Clasificación Internacional de Niza.

La oposición le fue negada por la Dirección de Signos Distintivos, en primera instancia, por eso le tocó llevar el caso ante José Luis Londoño Fernández, Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial.

Ricardo López, abogado asociado en Cavelier Abogados expresó que “en el presente caso las marcas comparten la expresión El Planeta y vienen acompañadas de elementos adicionales que generan un impacto diferenciador”.

Según López, por lo anterior, “es posible para ambos signos coexistir en el mercado teniendo en cuenta el impacto que el todo generaría en los consumidores”, aseguró.

Por el lado de la empresa opositora, el apoderado argumentó ante la Delegatura que el consumidor a la hora de adquirir un producto no hace un análisis minucioso y por el contrario deja llevarse por las características generales, por esto, para el abogado de Induamercol “resulta prácticamente imposible que el usuario determine la diferente procedencia empresarial de los productos, cuando se trata exactamente del mismo concepto”.

Adicionalmente, la opositora recalcó la importancia que le ha dado la jurisprudencia y la doctrina a la confusión conceptual “pues es precisamente lo que el consumidor con base en su lógica guarda en su mente”, enfatizó.

Pablo Andrés Delgado, profesor Propiedad Intelectual de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, expresó que si bien el término El Planeta aparece en cada una de las tres marcas en disputa, no es el único texto en ellas. “Debe tenerse presente que esta expresión va acompañada de elementos nominativos y figurativos adicionales, en cada uno de los signos, que logran diferenciar los productos dada la distintividad adquirida”, manifestó Delgado.

Quien enfatizó, de forma más detalla, que “al tener el signo solicitante  elementos explicativos adicionales como “un buen descanso para su felicidad”,  “Colchones de alta calidad” y la figura de un planeta, logran en conjunto una mayor riqueza distintiva y descriptiva.

La SIC, tras analizar los argumentos de la opositora decretó, en segunda instancia, que pese a la coincidencia la palabra Planeta no existe similitud capaz de generar error en el consumidor, pues “ambos tienen elementos conceptuales que diferencian a las marcas en conflicto.

Así las cosas, la Delegatura reiteró la decisión conferida por la Dirección y avaló el registro de Colchones El Planeta en clase 20 de Niza y negó el recurso presentado.

Las opiniones

Pablo Andrés Delgado
Profesor propiedad intelectual de la Uniautónoma de Bucaramanga

“Debe tenerse presente que término El Planeta va acompañado de elementos nominativos y figurativos adicionales, en cada uno de los signos enfrentados, que logran diferenciarlos en el mercado”.

Ricardo López
Abogado asociado en Cavelier Abogados

“Es posible que los signos confrontados coexistan en el mercado de colchones teniendo en cuenta que el impacto en conjunto de los signos es diferente para los consumidores”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.