Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co martes, 3 de mayo de 2016

Desde 2009 las empresas involucradas acordaron dejar de suministrar detergentes concentrados y solo vender “ultra concentrados”. La comercialización de los productos se dio como si fuese un concentrado estándar “con el mismo precio por lavada y no transfirieron los ahorros en los costos de producción del concentrado a los consumidores”, se asegura en un comunicado de la Australian Competition & Consumer Commission (Accc). 

La Corte Federal Australiana de Sídney sancionó a Colgate con 18 millones de dólares australianos (US$13,8 millones) por varios conceptos. Restringir su nivel de producción, intercambio de información sensible, costos del proceso y además la empresa deberá mantener un estricto programa de compliance por al menos tres años. 

En este caso, también se encontró como responsable de la cartelización a Paul Ansell, director de ventas de Colgate.

El agravante de este caso es que Ansell no podrá ejercer cargos corporativos por siete años y deberá pagar una contribución de US$56.191 para la operación de la Accc. A través de un comunicado de prensa, Rod Sims, presidente de la Accc, dijo que “ estas sanciones se basan en el volumen de negocios de Colgate , bajo el régimen actual de penalizaciones por conducta contraria a la competencia. La Accc se refiere a este régimen como una herramienta clave en la obtención de las sanciones adecuadas por incumplimiento de la Ley”. En el caso de Unilever, la compañía fue exonerada por haber participado en el programa de delación de dicho país.  

Parte de la importancia de este proceso, dijo Camilo Pabón, asociado de Archila Abogados, es que se “sancionó por el intercambio de información, cuando en otras jurisdicciones esto solo es un indicio de cartelización”.

Es importante destacar, explicó Pabón, que las empresas compiten con base en tres aspectos: precio, calidad y publicidad. “En este caso se afectaron dos de estas tres. No solo se reunían para hablar de su estrategia de precios, sino que concertaron suministrar un detergente de más baja calidad”.

De hecho, Sims sostuvo en el mismo documento que las llamadas que inicialmente eran  “sociales, se convirtieron en llamadas ilegales sobre información de sus precios”. Este tema pone sobre la mesa nuevamente las actividades gremiales pues Sims reiteró que “cualquier contacto entre competidores conlleva a un riesgo y mientras que las discusiones sobre precios son muy serias, son muchos los temas que pueden conducir a infracciones a la competencia”.

Las opiniones

Rod Sims
Presidente de la Accc

“Esta es la tercera mayor multa que el tribunal ha ordenado por incumplimiento de Competition and Consumer Act 2010. Esto es un indicador de la seriedad de la Corte frente a este tipo de conductas”.

Camilo Pabón
Asociado de Archila Abogados

“Este caso es muy importante porque se sancionó por el intercambio de información, cuando en otras jurisdicciones esta situación solo es un indicio de la existencia de un cartel”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.