Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co sábado, 3 de mayo de 2014

De acuerdo con el Banco de la República, Colombia ha sido gobernada desde 1810 por 113 hombres y según la última encuesta de Gallup, este año, se sumará al ranking, el número 114.

Los tacones y las carteras tendrán que seguir esperando para hacerse a un lugar en la Casa de Nariño porque las mujeres en contienda no repuntan en las mediciones. El panorama muestra que a Clara López no le sirvió la alianza con Aída Avella para seducir el voto de los Colombianos y en un mes, paso de tener 8,6% de preferencia a 7,1%. El desplome fue de 1,5% y todo parece indicar a que la candidata por el Polo Democrático seguirá desplomándose.

Marta Lucía Ramírez, le sacó esos votos a López y en el mismo periodo, la candidata del conservatismo logró levantar cabeza en 1,9%. Aún así, Ramírez sigue estancada y de cumplirse la tendencia no logrará llegar a segunda vuelta.

En 2014, el género femenino no logrará hacerle el ‘quite’ al tradicionalismo, cosa que sí han logrado líderes femeninas en ocho países latinoamericanos (ver gráfico).

Argentina es quizás el Estado con mayor protagonismo frente al tema en la región, pues además de ser el primero de los ochos en tener a una mujer presidente en 1974, cuando Estela Martínez de Perón, asumió tras la muerte de Juan Domingo Perón, es el país en el que más se ha mantenido una persona del género en el poder. Cristina Fernández de Kirchner cumple este año, siete de haberse posesionado.

Chile, Brasil, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, son los otros cinco países que como la República de Argentina han escogido a sus mujeres mediante voto popular. Bolivia y Ecuador completan el grupo de los ocho, pero a diferencia de los otros seis, en estos, las mandatarias fueron interinas. Rosalía Arteaga fue nombrada por el Congreso de Ecuador en 1997 y duró tres días en el cargo; y a Lidia Gueiler de Bolivia, la subió el Parlamento y estuvo un año al frente de la presidencia que hoy ostenta Evo Morales.

La ausencia femenina en la política colombiana no se ha sentido solamente en la Presidencia, sino en otras instancias de peso en la conformación del Gobierno; y de los 16 Ministerios, solo cuatro (25%), están bajo la responsabilidad de mujeres.

En las gobernaciones y las alcaldías de los 32 departamentos, ‘ni suenan ni truenan’ y actualmente solo hay en esos cargos seis mandatarias. Dos gobernadoras que representan 6,25% del total y cuatro alcaldesas, 12,5%.

El Congreso por su parte, sigue predominado por las corbatas y los sacos; y en comparación con el periodo que está por culminar, las mujeres solo lograron arrebatarle a los hombres 11 curules más. Si se contrasta con dos periodos anteriores, el terreno ganado va en 25 escaños. Avanzan, pero a paso lento.

¿A qué se debe el comportamiento?
Según Salud Hernández, analista política, Colombia aun es unna Nación con un machismo marcado y existe el imaginario de que la mujer no está preparada para asumir con diligencia las riendas de un país.

Dice Hernández, que el supuesto tiene mucha fuerza entre las clases más preparadas y esto, sin duda, empeora la situación.

Refiriéndose a la contienda presidencial que se definirá en 20 días, la experta señala que “ambas candidatas son muy fuertes y están igual de preparadas que los tres hombres que aspiran al cargo, pero considera que decidieron lanzarse en el momento y los partidos equivocados”.

Para Hernández, el Polo Democrático, no verá un presidente en muchas décadas y el conservatismo está dividido, lo que no le ayuda a Ramírez, que según ella, hubiese podido ser la primera presidenta colombiana, de haberse lanzado hace cuatro años con el apoyo de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos (si este hubiera desistido de competir por el cargo).

La que no cree en esta posibilidad es Rosalía Correa, coordinadora del Observatorio de Cali Visible de la Universidad Javeriana, quien explica que a Marta Lucia, todavía le falta liderazgo y no tiene capacidad de convocatoria.

En el caso de Clara López, la coordinadora del Observatorio Cali Visible cree que la afecta representar al ala izquierda, que según ella no tiene oportunidad en una sociedad tan conservadora.

¿Cómo se sienten las que ejercen en medio de los hombres?
Nora María García Burgos, senadora 2010-2014, dice que no ha sentido agresiones de género durante su ejercicio profesional, y asegura que la mujer se está haciendo sentir en materia política.

¿Qué opinan los hombres?
Mauricio Jaramillo Jassir, director del centro de estudios políticos de la Universidad del Rosario, dice que la problemática no se centra en temas de género y por el contrario cree que la mujer ha venido ganando terreno en los últimos años dentro de su desarrollo político. Jaramillo Jassir, opina como las expertas consultadas, que el ‘grueso’ del asunto está en las dificultades coyunturales que afrontan en este momento las presidenciables.

Las opiniones

Salud Hernández
Analista política

“Colombia es un país con un machismo marcado y existe el imaginario de que la mujer no está preparada para asumir con diligencia las riendas de una Nación. El supuesto tiene mucha fuerza entre las clases más preparadas, y esto, sin duda, empeora aun más la situación”.

Nora María García Burgos
Senadora del Partido Conservador, periodo 2010-2014
“Sin duda Colombia es un país machista, pero en mi ejercicio profesional yo no he sentido discriminación por ser mujer, de hecho veo un avance en lo que el género está logrando en la política colombiana. Un ejemplo de ello es la materialización de la Comisión Legal de la Mujer”.

Rosalía Correa Young
Coordinadora del observatorio Cali Visible
“El machismo todavía es mucho y esto impide mayor penetración de las mujeres en la esfera pública. Por otro lado, las candidatas en contienda no tienen las condiciones para ganar. A Clara la castiga ser de izquierda y a Marta Lucía le falta liderazgo y poder de convocatoria”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.