Colprensa Lunes, 17 de diciembre de 2012

Ayer en la tarde y por espacio de media hora, el alcalde de San Andrés, Arturo Robinson, y la gobernadora Auri Guerrero se reunieron en la sede de la ONU con el secretario general de ese organismo, Ban Ki-Moon, para exponerle las razones por las cuales el fallo de la Corte Internacional de Justicia de la Haya afectó gravemente la vida de los raizales.

Entre mapas, fotos y hasta un documento de la comunidad quieren hacer visible a la comunidad sanandresana, por ser la directamente afectada con el fallo de la CIJ. Según el alcalde del archipiélago su presencia en los Estados Unidos “no es parte de una estrategia política o jurídica, sino que con ella se quiere es mostrar un problema de subsistencia, donde nuestra comunidad y grupo étnico está siendo perjudicado con la división del territorio”. Claro que las medidas reales, por lo menos a corto plazo, no se ven llegar. “Lo que queremos es escuchar la opinión del director de la ONU, queremos saber qué piensa él. No sabemos a ciencia cierta qué pueda suceder”, agregó confiado en que la impresión de Ki-Moon sirva para ayudar a la comunidad de San Andrés y Providencia.

“Nosotros no vamos a hacer ningún acuerdo con Nicaragua. Eso sería aceptar el fallo… y nosotros no queremos que ese fallo se aplique”, resaltó el alcalde, quien advirtió que su presencia en la ONU es la primera puerta que se toca para poder analizar y solucionar los problemas que se generaron por la decisión de la CIJ.

Una opinión similar tiene la gobernadora Auri Guerrero quien asistió a la reunión en compañía de Robinson, la canciller María Ángela Holguín y Joquín Polo, uno de los abogados internacionales que buscan una salida al fallo que perjudicó a Colombia.

“Nosotros sabemos que el señor Secretario no tiene la responsabilidad, y no podría garantizar ni establecer un criterio frente a la posición de Colombia de que sea analizado el fallo y se presenten los recursos desde el componente jurídico”, dijo la funcionaria y añadió “nosotros queremos colocarle un rostro a ese diferendo, un pueblo y una comunidad afectada por la situación que se define”. La funcionaria fue clara en cuanto a que este lunes no se conocerían conclusiones tras la reunión, bien sea a favor o en contra, “queremos que Colombia reafirme su posición y su sentir por este fallo internacional”, dijo Guerrero.

Lo cierto es que tras esta, la primera vista en este periplo diplomático, se vienen otras más, entre ellas, una reunión que se está formalizando con la alta comisionada de los derechos humanos quien se quiere escuche a la comunidad de pescadores tanto artesanales como industriales. Esta visita se estaría realizando a comienzos de 2013.