Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters sábado, 25 de marzo de 2017

Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores argumentaron en una apelación contra su condena que fueron engañados en una operación encubierta y que su juicio estuvo viciado de nulidad por un testigo que cometió perjurio. Pero el juez de distrito Paul Crotty en Manhattan rechazó esos argumentos. “La corte no está en mejor posición que el jurado para considerar los hechos del caso, ni tampoco los intereses de la justicia requieren que el veredicto sea dejado de lado”, escribió Crotty.

Los abogados de Francisco Flores Freitas y Campo Flores no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Flores de Freitas, de 31 años, y Campo Flores, de 30, fueron hallados culpables en noviembre por un jurado de Manhattan de conspirar para importar cocaína a Estados Unidos. Los dos hombres son sobrinos de Cilia Flores, esposa del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Los dos hombres fueron arrestados en Haití en noviembre de 2015 y fueron llevados a Estados Unidos después de una operación encubierta de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés). Los fiscales dijeron que los dos hombres conspiraron para usar un hangar presidencial de un aeropuerto venezolano para enviar 800 kilogramos de cocaína a Honduras, los que posteriormente viajarían a Estados Unidos. 

Dijeron que grabaciones de los encuentros con dos informantes de la DEA mostraron que los sobrinos querían efectivo para contrarrestar los fondos que creían que Estados Unidos entregaba a la oposición a Maduro antes de las elecciones a la Asamblea Nacional de 2015.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.