Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Lilian Mariño Espinosa

jueves, 8 de junio de 2023

El proceso contra el contratista lleva años en discusión por los problemas que presentó el contrato de modernización de la refinería

Después de siete años de iniciar el proceso contra el contratista, la Cámara de Comercio Internacional decidió a favor de Reficar e impuso al Consorcio CB&I el pago de más de US$1.000 millones por el incumplimiento de sus obligaciones en el contrato de ampliación y modernización de la Refinería de Cartagena.

El proceso arbitral está en contra de tres compañías que forman el consorcio: Chicago Bridge & Iron Company, CB&I (UK) Limited y CBI Colombiana S.A, y se inició por Reficar en marzo de 2016 por incumplimientos, que llevaron, entre otros, a la pérdida de miles de dólares en sobre costos y el retraso de entrada en operación de la planta. El laudo también señala que se desestiman las pretensiones de CBI que buscaban cerca de US$400 millones; además de que se ordena la liquidación del Contrato.

En junio de 2020, la compañía McDermott International Inc., que había adquirido a la estadounidense Chicago Bridge and Iron Company (CB&I), anunció que había terminado su proceso de reorganización en EE.UU. y había seguido su operación, situación por la que Ecopetrol recordó en su momento que "el proceso arbitral de la Refinería de Cartagena contra CB&I, que busca resarcir los perjuicios ocasionados al proyecto de modernización y ampliación de este activo estratégico del país, seguía su curso normal".

La Contraloría en su momento estimó que Reficar, planeada inicialmente por US$3.777 millones, terminó costando US$8.326 millones, por lo que de US$4.500 millones adicionales, al menos US$3.500 millones se destinaron a financiar mano de obra adicional ocasionada por la baja productividad que fue persistente a lo largo de toda la ejecución del proyecto y sobre lo cual no se tomaron acciones preventivas ni correctivas.

"En la investigación se lograron identificar hechos irregulares como haber aprobado una póliza irrisoria de US$1 millón para asegurar el cumplimiento del contrato con el grupo de empresas CB&I, para realizar una obra con costos de esa magnitud", señaló la entidad.

Reficar comenzó a operar a fines del 2015 y hoy tiene una capacidad de carga de 200.000 barriles por día, esto la convierte en la segunda más importante del país, pues Barrancabermeja puede procesar 250.000 barriles diarios. Durante los últimos años la operación ha permitido dejar de importar combustibles por valor de US$15.500 millones.

Además del pago de US$1.000 millones la entidad estimó que la empresa también deberá responder por los correspondientes intereses causados desde el 31 de diciembre de 2015, aunque la decisión aún puede estar sujeta a correcciones y aclaraciones a solicitud de las partes.

La demanda de la petrolera fue interpuesta ante un Tribunal Arbitral Internacional con sede Nueva York, de la Cámara de Comercio Internacional, y este fue conformado por tres de los árbitros internacionales con experiencia en controversias de construcción e infraestructura: Sir Vivian Ramsey, anterior juez de la Alta Corte de Inglaterra y Gales, Juan Fernández-Armesto, con una trayectoria de más de 125 tribunales comerciales y Andrés Jana, vicepresidente de la Corte de Arbitraje Internacional de la Cámara de Comercio Internacional.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.