Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Diego Ardila Jueves, 1 de marzo de 2012

Un nuevo caso interrumpe la labor del actual contralor de Bogotá, Diego Ardila. Y es que después de los vínculos presentados con el magistrado Ovidio Claros, acusado por su participación en el `Carrusel de las Pensiones`, a perecen presuntas acciones irregulares en los negocios de su empresa familiar Arkas Asesores Limitada.

Según informaciones, la relación de ambos funcionarios se volvió a evidenciar en la venta de un inmueble que Ardila acordó con el magistrado a través de Arkas con fines estatales. La casa que fue obtenida mediante el remate del Juzgado 7 Civil del Circuito, a través de un proceso que tardó año y medio en la consecución de los derechos de la casa a Arkas Asesores, que finalmente terminó siendo adquirida por la Sala Administrativa del Consejo Seccional de la Judicatura de Cundinamarca el 18 de septiembre de 2008.

Dos semanas antes de la celebración del contrato, Ovidio Claros se había posesionado como magistrado de la sala disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, y una semana después, la esposa de Ardila, Teresa Castilla, ingresó a la sala.

Es de esta manera que documentos revelan que Teresa Castillo trabajó como vicepresidenta de Arkas Asesores, al tiempo que laboraba en la Rama Judicial, compañía que además, brindó servicios de asesorías a la entidad estatal.

El contralor seguirá siendo tema de debate, aún más, después de haber sido citado por el concejal Antonio Sanguino ante la Comisión de Gobierno, y de que la concejal María Victoria Vargas exigiera revelar su certificado de renta e ingresos. El contralor decidió que rendirá su versión ante el cabildo pleno.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.