Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa viernes, 15 de noviembre de 2013

La Gran Encuesta de Medios realizada por la firma Invamer-Gallup presentó resultados sobre la percepción que tienen los colombianos sobre algunas instituciones del país. 

Los primeros cuatro puestos de favorabilidad los obtuvieron las fuerzas militares con 75,9%, seguidas por la Iglesia Católica con 74,2%, los medios de comunicación con 66% y la Policía Nacional con 62,9%.

En cuento al escalafón con la imagen desfavorable, la encuesta revela que las Farc ocupan el primer lugar con 93,5% de percepción negativa. Los partidos políticos son los que ocupan el segundo lugar con 65,9%, seguidos por el sistema judicial colombiano con 60,5% y muy cerca de este, se ubica el Congreso de la República con 60,4%.

Pero más que las instituciones que ocuparon los primeros lugares, que tradicionalmente han estado ocupados por las Fuerzas Militares y la Iglesia Católica, el politólogo e investigador del Centro de Recursos para el análisis de conflictos (Cerac), Juan David Velasco, aseguró que sorprende el ranking de los organismos con una desfavorable percepción.

El deshonroso tercer lugar que ocupó el sistema judicial colombiano, que está conformado por las cortes, aunque sorprende, pues históricamente ha ocupado los primeros lugares de favorabilidad, se explica por los continuos escándalos que se han destapado a miembros de las corporaciones.

Velasco anotó la mala percepción que los colombianos tienen de esta institución es un fenómeno que se viene presentando desde hace un año y medio hacia atrás.

“Sorprende que por primera vez las Cortes tengan más defavorabilidad que el Congreso”, puntualizó.

Los viajes remunerados de algunos magistrados, el caso del carrusel de las pensiones, los escándalos de corrupción en el Consejo Superior de la Judicatura, la fallida reforma a la justicia y, el más reciente, el caso de corrupción del magistrado Henry Villarraga, en el que habría buscado favorecer al coronel Robinson González del Río para que su caso pasara de la justicia ordinaria a la penal miliar, son algunos de los hechos que han contribuido al deterioro de la imagen que los colombianos tienen del sistema judicial.

Según Velásco, en años anteriores las personas consideraban a los magistrados como personas que, para llegar a ese cargo, eran estudiadas, libres de cualquier mancha y en suma eran “guardianes de la moral”.

Para el experto, del hecho de que las Cortes aparezcan en un lugar tan cercano a la del Congreso puede inferirse que, para la opinión pública, los magistrados con sus prácticas clientelistas están al mismo nivel de un congresista.

“La gente está viendo que las Cortes funcionan como el Congreso, que intercambian puestos y dinero. No actúan con principios y a eso, súmele la inoperancia de la justicia”, puntualizó Velasco.

Pero como si fuera poco, el experto señala que, los altos niveles de impunidad, las demoras en los procesos y los paros judiciales también son aspectos que han contribuido al deterioro general de la imagen de las Cortes cuyos funcionarios están, para la gente, al mismo nivel que los Congresistas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.