Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co jueves, 6 de junio de 2013

La Contraloría General de la República alertó sobre los graves retrasos en el que se encuentran las obras de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres -Ungrd-, que deberían ser adelantadas para atender la llamada Ola Invernal 2011-2012. Aseguró que al menos 50% de las obras se encuentran en estado crítico.

El entre de control explicó que estos proyectos están a cargo de Invías, ANI y los entes territoriales, y se trata de obras de emergencia y mitigación, donde se incluye la contención de chorros en La Mojana (que no ha iniciado).

Esta situación la identificó la Contraloría Delegada para la Participación Ciudadana, a través del equipo adelantó el seguimiento especial a los recursos de esta Unidad.

Al respecto, la Delegada ya se ha pronunciado con dos funciones de advertencia, donde hace hincapié en los bajos niveles de ejecución de los convenios con entes nacionales, así como el riesgo de incumplimiento en los cronogramas de obra.

“Tal es el caso de Corpoica, quienes tendrían a su cargo los proyectos con semillas por más de $1.500 millones, pero finalmente desistieron de la firma del convenio por cambios sustanciales en las condiciones climatológicas y de suelos inicialmente previstas” manifestó el contralor Delegado para la Participación Ciudadana, Carlos Mario Zuluaga Pardo.“La Contraloría solicitó información a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres sobre la planeación, procedimiento y estrategia que se implementaría para atender a la población perjudicada por esta decisión” agregó.

Otro componente de este convenio marco que puede verse afectado es Finagro II, por $57.000 millones para alivios a los créditos. También presentan atraso los convenios con el Ministerio de Educación y el Sena. Para la entidad, el compromiso de los entes territoriales debe ser mayor, pues se ha identificado que casi el 20% de las transferencias a municipios y departamentos faltan por legalizar, cuando muchas de estas transferencias se efectuaron hace más de un año.

En este sentido las advertencias de la Contraloría han estado motivadas en la baja ejecución de los recursos. Un nuevo factor de riesgo en el panorama de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres son las tutelas, que hasta la fecha de la visita fiscal sumaban un total de $6.244 millones. “El valor por el cual está siendo condenada la entidad por el concepto de tutelas va en aumento.

La causa obedece a aquellas personas que fueron damnificadas por la ola invernal 2011-2012 y no quedaron inscritas en el respectivo registro”, afirmó Zuluaga Pardo. Por último, la entidad calculó que la estacionalidad de los recursos ha sido de 510 días. Este término hace referencia al tiempo que la entidad tuvo disponibilidad de los mismos. Finalmente, llamó la atención que el manejo de $1.4 billones en más de 800 días sólo haya tenido rendimientos de $3.200 millones después de descontar los costos de la comisión fiduciaria.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.