Colprensa Jueves, 18 de septiembre de 2014

La comunidad de Maicao, en La Guajira, denunció una presunta agresión de la Guardia Venezolana contra un grupo de colombianos en la frontera con este departamento, por lo que una comisión de la Defensoría Regional se desplazó hasta el corregimiento de Paraguachón, donde se habrían presentado los hechos del pasado sábado.

La Defensoría aseguró que según los residentes, en Venezuela fue requisado un colombiano al que le solicitaron documentos, tras lo cual la Guardia le habría informado que tenía una orden de captura en Cúcuta y lo habrían agredido.

Además, dijo que las denuncias de los afectados señalan que dada la cercanía en esa zona limítrofe, un grupo de connacionales salió en auxilio de este ciudadano, siendo objeto de disparos por los presuntos militares.

Como constancia de estos hechos, la Defensoría también sostuvo que un ciudadano instauró una queja ante el corregidor de Paraguachón, en la que relató la forma en que logró proteger su integridad al esconderse detrás de un vehículo de carga, sobre el cual impactaron los proyectiles.

Explicó que de acuerdo con los testimonios recopilados en el terreno, la semana pasada también hubo otro incidente en el que supuestos uniformados del vecino país insultaron a un grupo de jóvenes, entre ellos a un indígena wayúu, al que además habrían golpeado.

De otra parte, la Defensoría Regional explicó que durante su visita al barrio San Martín, conformado por al menos 90 viviendas, 15 de ellas ubicadas en una trocha sin vigilancia, la comunidad expresó temor ante la eventualidad de nuevos episodios.

En este orden de ideas, la entidad envió a oficios al Comandante de la Policía en ese departamento, coronel Alejandro Calderón, y al Comandante del Batallón Cartagena del Ejército Nacional, coronel Jimmy Alexander Ávila Pineda, para que informen sobre los hechos ocurridos en los últimos días y las medidas que se han adoptado.

Adicionalmente, indicó que con anterioridad había llamado la atención sobre la problemática de derechos humanos en esta población, a propósito de temas como la falta de agua potable y de puestos de salud, así como el cobro de peajes, entre otros factores.

Finalmente, argumentó que por esa razón también se pidió al alcalde de Maicao, Eurípides Pulido, conformar una mesa técnica de trabajo para buscar salidas a los inconvenientes de orden social que afrontan los 2.000 habitantes del corregimiento.