Jueves, 3 de mayo de 2012

En fallo de segunda instancia, la Procuraduría General de la Nación confirmó la sanción de destitución e inhabilidad por doce años del ex alcalde de Medellín, Alonso Salazar, por participación indebida en política.

El Ministerio Público sancionó a Salazar por haber utilizado su poder y autoridad para incurrir en las prohibiciones de la Ley de Garantías, además de influir en procesos electorales de carácter político partidista ostentando el cargo público.

Específicamente, la entidad reguladora reprochó al ex alcalde de Medellín haber intervenido 'en actividades propias de los partidos y movimientos políticos. Además de que influyó en procesos electorales de carácter político partidista, en un periodo electoral en el que se exige la mayor imparcialidad de todos los funcionarios y servidores del Estado'.

La Procuraduría General señaló que durante ese periodo los servidores públicos deben garantizar la transparencia de las contiendas y el ex mandatario local 'realizó comentarios y afirmaciones por diferentes medios de comunicación escritos y electrónicos con el fin de darle publicidad a una posible comisión de unos hechos delictivos por parte de algunos candidatos a cargos de elección popular en los comicios llevados a cabo en octubre del 2011'.

Colprensa