Colprensa Lunes, 18 de junio de 2018

La JEP, que hace parte de los acuerdos de paz a los que llegó el gobierno Santos con las FARC, fue uno de los temas que más controvirtió el mandatario electo durante su campaña.

Sin que se haya posesionado aún y tampoco que estén conformadas las mayorías en el Congreso de la República, el presidente electo, Iván Duque Márquez, le ganó este lunes un mano a mano al actual gobierno con el aplazamiento, hasta la otra legislatura, del proyecto de ley por medio del cual se define el reglamento de operación de la Justicia Especial de Paz.

La iniciativa era discutida en cada plenaria, pero fue en la de Senado en la cual la bancada uribista, en cabeza de los senadores Ernesto Macías y Alfredo Rangel, presentaron una proposición para que el trámite se suspendiera.

La JEP, que hace parte de los acuerdos de paz a los que llegó el gobierno Santos con las FARC, fue uno de los temas que más controvirtió el mandatario electo durante su campaña, e incluso la semana pasada había solicitado que el proyecto se suspendiera, a la espera de que la Corte Constitucional se pronunciara sobre la legalidad de la Ley Estatutaria.

La semana anterior, el presidente saliente Juan Manuel Santos le insistió al Congreso de la República la necesidad de votar el proyecto por la importancia que tiene el mismo para seguir consolidando la paz.

Rangel, uno de los promotores del aplazamiento, aseguró que no es conveniente que en el Congreso se tramite esa ley del reglamento, mientras que la Corte no se pronuncie sobre si todo el articulado de la ley estatutaria es válido de forma integral.

Sumado a esa proposición, en el Senado la ley había tenido cerca de 20 impedimentos, y aún quedaron más por tramitar, lo que demostró que el proyecto ya no tenía el respaldo de la Unidad Nacional, la bancada que tuvo el gobierno actual.

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, envió el mensaje a la plenaria de que sí es válido que se aprobara el proyecto y destacó que con el mismo se están dando las normas para que funcione esta justicia especial. Sin embargo, su postura no fue acogida.

A su turno, el ponente del proyecto, senador Horacio Serpa, sostuvo que si esta ley se aprueba, va a permitir que la JEP no siga pronunciándose sobre temas que no le competen, tal y como ha acontecido con el tema de la posible extradición de Jesús Santrich a los Estados Unidos, situación que en concepto de la JEP se debe suspender.

Aunque el gobierno intentó que su bancada negara el aplazamiento, el uribismo se impuso con 24 votos contra 22 y de esa forma el proyecto se deja para el nuevo Congreso de la República.

Entre tanto, en la Cámara, el proyecto se alcanzó a votar en los artículos que no tuvieron proposición, pero los que son considerados como coyunturales prefirieron que se consultaran con el nuevo jefe del Estado para conocer su opinión.

El presidente de la Cámara, Rodrigo Lara, manifestó al respecto que esa subcomisión entregará un informe a la plenaria y que él espera reabrir la discusión el miércoles. Sin embargo, así se diera esa posibilidad, en el Senado el tema ya se aplazó y no hay voluntad política para continuar con la discusión.