Sábado, 25 de febrero de 2012

El juez 42 de conocimiento aceptó el preacuerdo pactado entre la fiscal General de la República, Vivianne Morales Hoyos, y el contratista Julio Gómez, quien está involucrado dentro del llamado proceso del `carrusel de la contratación` en Bogotá.

La condena podría alcanzar los cinco años y será conocida el próximo 23 de marzo.

Pese a la sentencia el empresario no fue cobijado con medida de aseguramiento.

Gómez es señalado de incurrir en los delitos de peculado por apropiación, concierto para delinquir e interés indebido en la celebración de contratos, conductas punible que aceptó a comienzos de noviembre de 2011.

Además se conoció que el preacuerdo no incluye el delito por fraude procesal por el que deberá responder en juicio.

El empresario investigado en el detrimento patrimonial causado a la ciudad de Bogotá por la apropiación de anticipos, se comprometió con la Fiscalía General de la República a devolver $297 millones, que sería el monto por el peculado en el que incurrió al apropiarse de dineros del Distrito, los cuales recibió a manera de anticipo en varios contratos cuyo objeto era la adecuación de la malla vial de Bogotá y la fase III de TransMilenio.

En su momento, el ex director jurídico del Instituto de Desarrollo Urbano, IDU, Inocencio Meléndez, señaló a Julio Gómez de ser una especie de intermediario entre el grupo Nule y las entidades del Distrito encargadas de adjudicar los contratos de la malla vial de la capital de la República. Además acusó a Samuel Moreno y a Liliana Pardo, como causantes del descalabro.