Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co Martes, 7 de noviembre de 2017

La firma de abogados le apunta a tener un crecimiento de 15% después del cambio de imagen

Gómez-Pinzón dejó de lado el apellido Zuleta, y en busca de continuar siendo una de las firmas más sólidas en áreas como Fusiones y Adquisiciones y Banca y Finanzas cambió su marca en su aniversario número 25. En diálogo con AL, José Luis Suárez, socio director del bufete contó el porqué de su cambio, y sus proyecciones de crecimiento tras esta movida.

¿Qué motivó al bufete a cambiar de marca?
La motivación principal son los 25 años de la firma. Hacemos un alto en el camino, y pensamos que era importante tratar de hacer un refresco de la marca, volver a mirar lo que significa para nuestros clientes y tratar de entender a través del cambio lo que la firma siempre ha querido transmitir. Tiene que ver con que uno de nuestros socios, Eduardo Zuleta, se fue de la firma a principios de este año. Pero lo más importante es la intención de mejorar nuestra presencia visual; nosotros siempre hemos creído que es muy importante que nuestra marca transmita lo que nosotros defendemos por ser: frescura y modernidad en la excelencia.

¿Cómo va a variar la presentación gráfica y por qué?
Tiene mucho de artistas modernos. La anterior era un poco basada en la obra de Jackson Pollock, y la nueva trae a colación a Mark Rothko. Lo que nos atrajo de su imagen es la limpieza, la transparencia y fuerte a la vez, estructurada y sólida. Eso queremos transmitir a través de la nueva marca. Gómez-Pinzón también reconoce cómo nos ha visto el mercado. Nosotros hemos tenido otros nombres y siempre hemos sido Gómez-Pinzón, y así nos han identificado. En una época nos llamábamos Gómez-Pinzón Suárez Villamil Linares, y aún así nos reconocían como Gómez-Pinzón, esa es la marca; es muy poderosa. La tendencia es ir quitando esos apellidos, incluso PPU es PPU, no Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría, por ejemplo. Las firmas americanas que tenían cuatro o cinco nombres, los han ido quitando por enfocarse en reconocer cómo los conoce la gente.

¿Los nombres de la pared tienen que ver con los socios fundadores?
Gómez-Pinzón viene de Enrique Gómez Pinzón, que fue el fundador de esta firma, que no está aquí desde hace más de 17 años. El bufete lo fundamos en 1992, y venía de una firma llamada Arenas Gómez. Se separó y arrancamos Enrique Gómez Pinzón, Paula Samper y yo.
Iniciamos con una concepción de firma distinta a lo que había en el país, y fueron buenos años porque todo era nuevo entre comillas: estábamos estrenando Constitución y estábamos en el boom de la apertura económica. Eso nos dio la posibilidad de entrar a competir con un modelo distinto, nos concebimos como plataforma para crecer, especialmente por el enfoque del mercado de capitales, que fue por donde iniciamos. Formamos una institución que es más grande que las personas.

¿Con este cambio y con el trabajo que han hecho, cuánto espera crecer la firma?
Creo que deberíamos poder crecer hasta en 15%, eso depende de cómo se van dando las cosas; por ejemplo, un factor importante es el Mundial de fútbol del otro año: los comerciantes dicen que el Mundial es buenísimo, pero para nosotros no, si a Colombia le va bien, que ojalá sea así, pues el país se va a paralizar, pero para nosotros tiene un impacto negativo.

¿Económicamente, cómo está el país para su negocio?
Creemos que el peor momento ya pasó, y estos últimos meses el trabajo ha aumentado.

¿Cuántos abogados tienen en este momento?
Somos más de 100 abogados, más o menos. No tenemos planes de aumentar la planta de manera específica, pero nuestra fuerza crece según las necesidades de nuestros clientes. Por ahora nuestro tamaño nos da la posibilidad de apostar en áreas novedosas donde creemos que hay futuro. Por ejemplo hemos montado un grupo de práctica dedicado a la protección de datos y tecnología, y eso está creciendo muchísimo. Probablemente ahí tendremos que contratar abogados. Nuestra área de infraestructura, por ejemplo, a pesar de la incertidumbre, ha aumentado y ahí tenemos que crecer. Por eso no tenemos planes específicos de crecimiento de abogados, va según suceden los nichos de mercado en los que queremos estar.

¿Cuántos clientes tienen en la actualidad?
Tenemos una lista de más o menos 7.000 clientes, es un número más grande, concentrados en unos 250 o 300 clientes que son los más grandes, los más importantes.

¿De sus 14 áreas de práctica, cuáles son las más movidas?
Nosotros somos tradicionalmente, y sigue siendo así, muy fuertes en tres áreas: el área de Fusiones y Adquisiciones y Corporativo; luego en Banca y Finanzas y Mercado de Capitales también ha sido siempre muy fuerte. La última más importante es la de Litigios; y han crecido el área Tributaria, el Inmobiliario y también Tecnología, que yo he bautizado el nuevo derecho, muy transnacional.

Antecedentes
Gómez-Pinzón ha sido noticia este año por varios motivos. El primero, porque junto con los bufetes Brigard & Urrutia, Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría y Posse Herrera Ruíz fue reseñada por la organización Legal 500 como una de las firmas de primera categoría en el área de Banca y Finanzas. Además, a pesar de que no hace parte de su hub de prácticas principales, también salió reseñada en Chambers & Partners como una de las firmas líderes en derecho de competencia.