Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Sábado, 7 de febrero de 2015

Ante la propuesta de desescalar paulatinamente el conflicto armado, como forma de avanzar en la construcción de paz en Colombia mientras se concretan los acuerdos entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba), una de las prioridades es la de comenzar a retirar las minas antipersona de las diferentes zonas del país.

Este problema que surge de la necesidad de la guerrilla de proteger sus campamentos de los ataques militares, así como los cultivos ilícitos del ingreso de las autoridades, sigue generando más víctimas civiles que todos los atentados perpetrados por estos grupos armados en su historia.

Según cifras de la Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersonal de la Presidencia de la República, solamente entre 1990 y diciembre de 2014 se registraron 11.006 víctimas de este tipo de artefactos explosivos, de las cuales 1.110 eran menores de 18 años en el momento del suceso. Del total, 2.205 fallecieron por esta causa, 230 de ellos siendo aún menores de edad.

En los 24 años que están incluidos en el estudio, 573 personas de género femenino resultaron afectadas, de las cuales 101 fallecieron. Así mismo, 246 del total de víctimas eran niñas y jóvenes menores de 18 años y de ellas, 43 murieron.

El año más crítico de los últimos 24 fue 2006, cuando 1.232 personas resultaron afectadas con 241 fallecidas por causa de esto. Fueron 94 víctimas menores de edad en el momento de la tragedia, de las cuales fallecieron 14. De todas las víctimas de ese año 51 fueron del genero femenino, de las cuales 7 murieron, 4 de ellas siendo menores de edad.

Aunque desde ese año la tendencia viene decreciendo anualmente, durante 2014 se contabilizaron 264 víctimas, de las cuales 36 murieron, todos hombres. Uno de ellos era menor de 18 años, 16 eran mujeres, 12 de ellas menores de edad. De los últimos 24 años, el periodo donde menos víctimas se registraron por causa de las minas antipersonal fueron 1990, con 23 víctimas, y 1999, con 54.

Ingenieros militares desminando
El órgano del Estado que ejecuta las acciones de desminado desde su misma existencia es el Batallón de Ingenieros Militares # 60 – Coronel Gabino Gutiérrez, el cual actúa en las zonas consideradas prioritarias por el Programa de Acción Integral Contra Minas Antipersonal del Gobierno Nacional. Su personal trabaja actualmente en 14 municipios del país, que tienen alto riesgo humanitario por la presencia de minas antipersonal en las zonas cercanas a donde está la población civil y que ya han dejado varias víctimas.

También trabajan en las zonas donde se está llevando a cabo la restitución de tierras a las víctimas del conflicto, para asegurarse de que estas sean seguras para los nuevos propietarios y sus familias, así como para sus animales de granja.

De acuerdo con la dirección técnica del Batallón, el desminado se realiza de tres maneras posibles: La primera es manualmente, en la cual el técnico militar se acerca a la mina y procura desarmarla con sus propias manos, haciendo uso de la capacitación que se le brinda en la Escuela de Ingenieros Militares.

La segunda es mediante detección canina, en la que se hace uso de perros entrenados para la detección de minas, los cuales advierten su presencia mediante el reconocimiento de sustancias explosivas.

La Opinión

Álvaro Jiménez
Campaña Colombiana Contra Minas

“El desminado humanitario requiere de la voluntad política de ambos actores de la Mesa de Conversaciones. Por esta razón, considero que sacar las minas de las zonas donde el conflicto es más intenso es imposible sin un acuerdo de paz”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.