Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrés Quintero Vega martes, 17 de mayo de 2016

"La seguridad jurídica es una necesidad para que las Farc no vayan a ser traicionadas una vez se reintegren a la vida civil", sostuvo Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, durante el foro de paz en la Universidad Externado de Colombia. Insistió que antes del fin del conflicto es "fundamental" dar ese paso de integración de la paz con la constitucionalidad nacional.

De la Calle reconoció que las Farc no han aceptado el plebiscito como mecanismo de refrendación popular pero sí están de acuerdo con que se debe consultar a los ciudadanos.

En este momento el gobierno está a la espera de la luz verde de la Corte Constitucional sobre el plebiscito.

Por su parte, la dirigente conservadora Martha Lucía Ramírez, también panelista del foro, replicó al jefe negociador, al insistir con que sería mejor un referendo y ahondó en el debate con una pregunta: "¿cómo va el Congreso a legislar sobre el proceso de paz si todavía faltan elementos por cerrar de la agenda como tierras, narcotráfico y participación política?". Para la excandidata presidencial no puede haber seguridad jurídica porque no hay legitimidad de la negociación ni garantías para todos los ciudadanos.

Carlos Holmes Trujillo, excomisionado de paz e integrante del partido Centro Democrático, fue enfático al decir "que los acuerdos no pueden hacer parte del bloque Constitucional por lo que la ley colombiana suscribió a tratados o convenios internacionales del Derecho Internacional Humanitario".

Además Holmes aseveró que las Farc no tienen personalidad jurídica para comprometerse internacionalmente, ya que como el presidente Juan Manuel Santos explicó la víspera en una alocución presidencial, el texto final de la negociación irá al Consejo Federal Suizo y a la ONU, para darle mayor peso en el ámbito internacional.

Santos le respondió ayer a los opositores de los diálogos de paz al decir que "es realmente absurdo hablar de golpe de Estado o que se les está entregando el país a las Farc, cuando es todo lo contrario: las Farc se someten a nuestra Constitución y a nuestras leyes".

El punto que falta para que se cierre la negociación es el del cese bilateral definitivo al fuego y la dejación de armas, que será verificado por la ONU en unas zonas de concentración y el mecanismo de refrendación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.