Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luis Guillermo Blanco miércoles, 16 de enero de 2013

El presidente Chávez fue irresponsable a ultranza: promediando el séptimo u octavo año de su mandato, con el fin de asegurar la creación y la financiación de un ejército revolucionario en caso de que fuera derrocado, sacó del país inconsultamente según dicen algunas fuentes algo más de US$20.000 millones, provenientes de la bonanza petrolera de la época, para colocarlos o atesorarlos en Bancos de libia, Egipto y Túnez.

Dinero que obviamente se perdió pues derrocados sus amigos Gadafi, Mubarak y Ben Ali, muerto el primero y presos los otros dos dictadores ¿a quién reclamarle el dinero y cómo probar que esas platas le pertenecían al pueblo venezolano?

Chávez fue irresponsable con la economía de su país, su prepotencia y soberbia lo llevó a acabar con gran parte de la industria venezolana, y a la otra la expatrió. Hoy Venezuela padece de desabastecimiento de productos básicos de la canasta familiar.

Un país que recibe tal cantidad de millones de dólares diarios, no debería tener pobres absolutos; pues no, Chávez se dedicó a malgastarla en una revolución sin pies ni cabeza, que antes de beneficiar a algún compatriota, le causo profunda estrechez a la patria. Igualmente, a sostener a un país inviable como Cuba, a los que hábilmente los hermanos Castro manipulan; o a comprarle la deuda externa a Argentina, o hacerle empréstitos multimillonarios a Cristina, dineros que ella ni su nación seguramente le van a devolver al pueblo venezolano; sin contar con los millones de dólares que le regala periódicamente a Evo, Rafael, Daniel como compensación a su ‘lealtad’ incondicional. Pregunten quién envió a La Haya el señor del maletín.

Irresponsable por su persecución implacable contra los medios de comunicación e información que no se han plegado a sus extravagancias. La prensa que ha intentado criticarlo es allanada, ex propiada y sus directivos llevados a la cárcel señalados de terrorismo y traición a la patria. Les han armado unos expedientes que ni Tirofijo en Colombia.

Todo esto ante la pasibilidad de los medios del continente que asustados o comprados se han negado a condenar, o hacen tibias declaraciones de rechazo. Grandes periódicos colombianos y de otros países cercanos ahora son obsecuentes.

Irresponsable Chávez porque a pesar de saber la gravedad de sus males, se presentó a una reelección que ganó pero que era consciente que difícilmente podía ejercer, dejando a Venezuela sumida en la incertidumbre total y en poder de dos moscones fatales como lo son Maduro y Diosdado, personajes pintorescos que en corto tiempo deberán estar rindiendo cuentas ante la Corte Penal Internacional por sus crímenes, saqueos al fisco, y alianzas con el narcotráfico que en Venezuela hoy todo lo inunda.

El gobierno venezolano tiene nichos de gente desparramados por todo el país, especialmente en Caracas, a los que alimentan con subsidios mensuales en dinero; a ese ‘pueblo’ es al que saca cada vez que necesita afrentar a la oposición, o imponer una medida despótica. Lo vimos el 10 de enero pasado.

Como van las cosas, muerto Chávez, dividido el chavismo como se prevé, y la oposición fraccionada, no es descartable que ante esa polarización de fuerzas, los militares se tomen el poder, además tienen mucho que ocultar.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.