La República

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Noelia Cigüenza lunes, 13 de mayo de 2019

Atentados afectaron a la industria petrolera, eléctrica y a los medios de comunicación

Las víctimas empresariales son las únicas que no han tenido la oportunidad de contar sus afectaciones ni a la comunidad ni a las autoridades en el conflicto armado colombiano. De acuerdo con la experta en justicia transicional, María José Viana, esa situación impide hablar de una verdadera reparación a todos los afectados por este flagelo.

¿Por qué no están reconocidas las empresas como víctimas del conflicto armado?

La situación para las empresas es desventajosa. En el proceso de justicia transicional se las ha dejado por fuera. No se llamó a todos los actores del conflicto armado. Yo creo que es una omisión legislativa. Se habló de víctimas individuales y colectivas, pero no de empresas.

Las víctimas empresariales que han sufrido innegables perjuicios materiales e inmateriales con la guerra no han tenido la oportunidad de contar sus afectaciones a las autoridades ni tampoco a la comunidad en general, de denunciar a sus perpetradores ni de perseguir una reparación de sus perjuicios.

De este modo, se podría hablar de que es una justicia parcial, de que nos vamos a quedar con media parte de la historia contada.

¿Cuáles son los sectores productivos más afectados?

Al inicio, pensé que eran las petroleras, pero cuando empecé a investigar me di cuenta que eran casi todos los sectores. Las electrificadoras, los transportadores, los bananeros, el sector turístico o los medios de comunicación, entre otros. Todos se han visto afectados por el conflicto armado. No solo en las áreas rurales sino también en las capitales.

Además, otras víctimas empresariales han sufrido perjuicios indirectos como consecuencia de atentados terroristas, ya sean causados por bombas o por artefactos, por tomas guerrilleras, combates, secuestros , ataques, instigaciones y masacres indiscriminadas que se han llevado a cabo por motivos ideológicos o políticos.

¿Qué cargas empezaron a tener las empresas?

Las empresas se han visto obligadas a asumir cargas que no corresponden a su objeto comercial, social o educativo , como indemnizar a las víctimas de los atentados e invertir sumas ingentes en seguridad y protección para enervar las amenazas y adaptarse a un medio hostil que demanda demasiadas medidas de protección y que trae consigo un número desproporcionado de riesgos.

Por ello, muchas de ellas han tenido que cerrar, los gastos son incalculables. Ello también ha repercutido en la inversión extranjera directa. En Colombia no hay seguridad jurídica.

¿Cuál es la solución que se podría encontrar entonces?

Podemos pensar en otros ejemplos. Los países que han sufrido una guerra solo han podido resurgir por medio de una empresa local, es la única solución. Por ejemplo, en Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial, el presidente Franklin D. Roosevelt hizo unas políticas de protección al crear un plan de financiamiento para que las empresas que quedaron debilitadas pudieran tener incentivos, se les concedieron créditos, para poderse reactivar, darle fortalecimiento a la empresa nacional. Por ello, la economía estadounidense puso repuntar.

Lo mismo ocurrió en Alemania, en donde la guerra causó grandes estragos, destruyó ciudades casi en su totalidad, redujo la población drásticamente, la producción de comida bajó a la mitad, y la producción industrial se redujo a un tercio . El “milagro económico alemán” consistió en un gran crecimiento en área bancaria e industrial en condiciones de libre mercado, característico de la Alemania occidental. Las grandes compañías alemanas, como el Deutsche Bank y Siemens ayudaron a la reactivación económica local.

¿Qué le diría a quiénes piensan que las empresas no son víctimas del conflicto?

Algunas entidades han malinterpretado el tema, han dicho que las empresas son victimarios, pero si las empresas no entran al proceso de justicia transicional, tampoco las pueden meter dentro de la rehabilitación de la sociedad. Si no te contemplan dentro de todo el sistema, ¡cómo te van a llamar, cómo van a dar empleo a todos los reinsertados!. Las empresas están golpeadas, menguadas por los ataques a la infraestructura, a los inmuebles, ¿y ahora nos deben ayudar a restaurar? No va a ser posible.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.