Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

María Camila Suárez Peña - msuarez@larepublica.com.co viernes, 1 de enero de 2016

El jefe de Estado confió en que en el 2016 Colombia pueda ver el “nuevo amanecer de un país sin guerra, sin conflicto, en el que nuestra nación avance hacia su máximo potencial”.

Además, destacó que para Colombia el 2015 fue un año con dificultades, sobre todo por el entorno internacional que afectó la economía del país, a pesar de lo cual “seguimos creciendo y generando empleo”.

“Nos falta mucho, es cierto. Por eso continuaremos trabajando para que el año 2016 sea mucho mejor, dedicados a incrementar la seguridad y a que todos tengan la posibilidad de un trabajo digno”, indicó. 

Santos renovó el compromiso del Gobierno de seguir avanzando para que “más jóvenes tengan acceso a educación de calidad, más familias pobres y de clase media tengan casa propia, más hogares cuenten con servicios públicos básicos, y para que siga la gran revolución de la infraestructura, construyendo las vías más modernas de nuestra historia”.

“A todas las familias colombianas les deseo lo mejor que puede desearse a una persona, a un hogar o a un país: paz, mucha paz en sus corazones y en nuestra querida patria”, concluyó. 

Este fue el discurso completo del presidente Santos:

Compatriotas: Falta poco para que termine el 2015 y para que inicie el 2016, el año que puede ser EL AÑO DE LA PAZ EN COLOMBIA.

El 2015 fue un año con dificultades –sobre todo por el entorno internacional que afectó nuestra economía–. No obstante, seguimos creciendo y generando empleo.

Nos falta mucho –es cierto–. Por eso continuaremos trabajando para que el año 2016 sea mucho mejor, dedicados a incrementar la seguridad y a que todos tengan la posibilidad de un trabajo digno.

Vamos a seguir avanzando para que más jóvenes tengan acceso a educación de calidad; más familias pobres y de clase media tengan casa propia; más hogares cuenten con servicios públicos básicos, y para que siga la gran revolución de la infraestructura, construyendo las vías más modernas de nuestra historia.

Pero, sobre todo, vamos a seguir avanzando HACIA LA PAZ.

Quiero invitarlos a que imaginemos la paz posible. A que nos preguntemos –cada uno de nosotros– cuál es nuestro papel en la construcción de la paz.

Queridos colombianos:

En el año que está a punto de empezar Colombia podrá ver un nuevo amanecer: el amanecer de un país sin guerra, sin conflicto, en el que nuestra nación avance hacia su máximo potencial.

A todas las familias colombianas les deseo lo mejor que puede desearse a una persona, a un hogar o a un país: PAZ, ¡mucha paz en sus corazones y en nuestra querida patria!

¡Un feliz año para todos!

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.