Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

jueves, 18 de enero de 2018

Pacientes con una sola enfermedad crónica cuestan en promedio 2,6 veces más que un enfermo agudo

Un estudio de la universidad Icesi de Cali reveló que la mitad del presupuesto total de una Empresa Promotora de Salud (EPS) se gasta en el 20% de los afiliados que padecen enfermedades crónicas.

El análisis se realizó durante los años 2010, 2012 y 2014 con los pacientes pertenecientes a una EPS, con aproximadamente 880.000 afiliados, de los cuales el 80 % de los asegurados ganaban menos de tres salarios mínimos.

“Estas enfermedades representan un gasto que crece de manera sistemática para un pagador en el sistema de salud, llámese EPS u otras entidades. Por ejemplo, un paciente con una sola enfermedad crónica costó 2,6 veces más que un enfermo agudo (de corta duración) en 2014 y uno con dos enfermedades crónicas 5,8 veces más”, explicó Sergio Prada Ríos, Ph.D., director encargado del Centro de Estudios en Protección Social y Economía de la Salud de la Universidad.

Según el análisis, al relacionar el número de enfermedades crónicas con el gasto incurrido en los servicios de salud de los afiliados, se evidenció que “80,4 % de los individuos del estudio no presentaba ninguna enfermedad crónica (2014), y a ellos les correspondía un gasto aproximado de 50,6 %".

Así mismo el estudio evidenció que el 20 % de los afiliados de la EPS tenían una o más enfermedades crónicas y estos representaban el 49 % del gasto. "Las personas con dos condiciones crónicas, que son el 3,5 % de los afiliados, demandaban el 13 % de los gastos de la entidad, y las que padecen tres y cuatro condiciones crónicas, representaban el 10 % del gasto en salud”, añadió el doctor Prada.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades crónicas o no transmisibles matan anualmente a 40 millones de personas, el equivalente al 70 % de las muertes mundiales. En Colombia, solo en 2016 fallecieron 16.076 personas por cuadros de ataques al corazón y otras enfermedades cardíacas.

En ese sentido, para Prada es necesario que los aseguradores del sistema de salud colombiano desarrollen modelos de atención diferentes a los actuales para las enfermedades crónicas, si aspiran a sostenerse financieramente ante la inminente tendencia al envejecimiento en Colombia.

“El paciente crónico es el que va todos los meses a la entidad de salud, es el que comúnmente está navegando en el sistema. Entonces, ahí es donde está el que le niegan o le retrasan el servicio, le demoran el medicamento y posteriormente, le toca recurrir a quejas o acciones legales”, enfatizó el investigador.

Finalmente, el doctor Prada señaló que si las personas mejoran sus hábitos de vida y se encaminan hacia lo saludable, tienen una probabilidad más alta de prevenir las enfermedades crónicas y así evitar problemas con las EPS.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.