Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa jueves, 26 de mayo de 2016

Dijo que ese mecanismo, en conjunto con el blindaje jurídico a los acuerdos para considerarlos especiales de acuerdo con los Convenios de Ginebra, "está quedando un mecanismo robusto que combina democracia participativa con el pronunciamiento ciudadano, que da garantías jurídicas llevando al Bloque de Constitucionalidad el acuerdo de paz y da garantías internacionales".

Hablando en vocería de la Universidad Nacional, el abogado explicó que de acuerdo con la ley del Plebiscito, este se entenderá aprobado si es mayor al 13% del censo electoral y supera el no en los votos sufragados.

"Solo será sostenible si es aprobada por una gran mayoría de Colombianos", dijo al estimar que quienes cuestionan esta regla que fijó la Ley, la están malinterpretando porque no se le da mayor poder a una minoría y explicó que hay dos tipos de umbrales: el de participación y el de aprobación.

"El problema es que lo umbrales de participación estimulan la abstención y eso no sucede con los aprobatorios porque el umbral se cuenta solo en relación con los votos aprobados y por eso quienes apoyan el voto negativo tendrían que ir a votar", dijo.

De acuerdo como Uprimny, lo más importante de la Ley del Plebiscito es que cambia el esquema del umbral de participación por uno decisorio para que quede explícito cuál es la voluntad del pueblo y que no quede la duda sobre que quiere realmente analizando los niveles de abstención, teniendo en cuenta que es posible que una persona decida abstenerse no por indiferencia sino por estrategia.

"Es un mecanismo razonable para aprobar o improbar el acuerdo", dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.