Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Martes, 9 de diciembre de 2014

En Colombia hay 44.508 conciliadores, o sea 3.408 más que en 2013, cuando había 41.100 figuras que intervinieron para que 36.642 casos llegaran a buen término, así lo confirmó el Ministerio de Justicia y del Derecho, dirigido por Yesid Reyes, que en 2014, ha mejorado el número en 649 procesos.

En los últimos 12 meses, llegaron a feliz término 37.291 procesos de 81.610 solicitudes; aunque la proporción sigue siendo baja, pues solo 45% de los casos fueron resueltos.

Al parecer los casos están marchando con mayor eficiencia si se tiene en cuenta que el año pasado se presentaron más solicitudes (83.118) y se ejecutó menos.

Cerca de 69% de los casos atendidos se dieron por compraventa de bienes inmuebles, arrendamientos, asuntos de responsabilidad civil, deudas y por el uso de espacios comunes o cuotas alimentarias de padres divorciados. Mientras que un 29% de las personas atendidas buscó conciliar asuntos de familia como separaciones de bienes y cuerpos, establecimiento de cuotas alimentarias (cuidado y custodia), regulación de visitas, declaración de la unión marital de hecho, convivencia familiar y disolución y liquidación de la sociedad patrimonial.

De acuerdo con la cartera, 36% de los casos fueron resueltos en menos de una semana, 31% solucionado en un mes y 24% tardó un poco más, entre dos y tres meses.

En total, desde que inició este programa de Minjusticia se han tramitado 843.281 casos y se han realizado 339.184 conciliaciones en asuntos de familia, de vecinos, civiles, comerciales y penales.

Frente al último, podría surgir la pregunta, si todos los casos represados por el paro judicial, podrían ser atendidos por esta vía, pero explica Guillermo Cáez, litigante penal y socio de Cáez, Gómez & Alcalde, que la cosa no funciona así y que solo se pueden atender los delitos querellables como el hurto y las lesiones personales. Otros como el homicidio, por ejemplo, no se podrían resolverse por esta vía.“El conciliador es un facilitador que no dicta sentencia, sino que trata de persuadir a las partes para que se lleguen a acuerdos que les evite a las personas en conflicto, llegar a la justicia ordinaria, ya que eso lo que hace es congestionarla más”.

La conciliación y el arbitraje
Explican expertos que la conciliación es un mecanismo alternativo de la justicia, al igual que el arbitramento, pero el último tiene una característica especial, y es que no son jueces sino, árbitros que resuelven el pleito como si fueran ‘jueces’. Esto, siguiendo todo el proceso probatorio y demás. El conciliador es solo un facilitador, que no toma la decisión al final del caso.

Rafael Bernal Gutiérrez, vicepresidente del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), dice que en dicho lugar se ofrecen, como su nombre lo indica, servicios de arbitraje, conciliación y amigable composición.“El servicio fuerte es la conciliación, ya que es la que tiene la estructura más sencilla y la que menos exige en términos de infraestructura y operación. También porque es la herramienta más sencilla, eficiente y barata de todas las anteriores, para resolver con éxito un problema”.

Centros de Conciliación
De acuerdo con información brindada por el Ministerio de Justicia, en el país se han construido en los últimos 23 años, 351 Centros de Conciliación. En 2003, se registró el mayor número con 37 y el peor ha sido 2001 con tres. En 2014, así como en 1995 y 1998, se han creado cuatro. En un total de 11 Centros de Convivencia, en los que también se atienden este tipo de situaciones, se ha reportado que desde 2004, 10 millones de personas han sido atendidas en dichos lugares. Con 2 millones de ciudadanos, 2010 se ranquea como el año en el que más se solicitó este servicio.

Dinero ahorrado en conciliación
Dice Bernal que es muy difícil calcularlo porque todo depende del caso que se esté atendiendo, pero asegura que, claramente, conciliar es mucho más sencillo. “En este momento estamos atendiendo en la CCB, con mucha frecuencia, a personas naturales que tienen problemas de insolvencia, que están atravesando por un mal momento económico y que no pueden responder por sus cuentas”.

Conciliación e insolvencia
En casos de insolvencia el papel del conciliador es el de mediar para que las personas naturales, que requieren el servicio, puedan llegar a unos acuerdos puntuales con las compañías con las que tienen los compromisos económicos para que les den unos plazos razonables y así no tenga que perder ninguna de las dos partes. De lo contrario se podrían enfrentar a situaciones lamentables, como la del embargo de bienes

Las Opiniones

Guillermo Cáez
Abogado litigante

“El conciliador es un facilitador que no dicta sentencia, sino que trata de persuadir a las partes para que se lleguen a acuerdos que les evite a las personas en conflicto llegar a la justicia ordinaria, ya que eso lo que hace es congestionarla más”.

Rafael Bernal Gutiérrez
Vicepresidente del centro de arbitraje de la CCB

“El Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) tiene como servicio fuerte la conciliación, ya que es la que tiene la estructura más sencilla y la que menos exige en términos de infraestructura y operación. También la más económica”.