Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa domingo, 29 de mayo de 2016

La investigación que lleva el título 'Del reformismo económico a la redistribución social: Una mirada al problema de la tierra', fue realizada por la politóloga Diana Morales, magister en seguridad, paz y desarrollo, quien además ha sido Gerente del Partido Liberal.

¿Por qué el liberalismo sacó este documento?
Esta ha sido una apuesta importante para el liberalismo a lo largo de la historia, por ejemplo con la segunda ola de reformas liberales con Alfonso López Pumarejo, que fue un intento redistribucionista por resolver el problema de la tierra. Con Carlos Lleras se dio un intento por resolver y recientemente con la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que fue una bandera del partido, y era el momento de hacerlo por la coyuntura de las negociaciones de paz en Cuba. 

¿Qué novedoso se plantea en libro?
Lo novedoso es que se concentra en identificar como se ve el problema de la tierra. No siempre en los mismos periodos se vio como un tema de acceso, sino de productividad, de desigualdad social. 

¿El punto uno de la agenda de la Habana, el de tierras, se podrá cumplir?
Es difícil de resolver, son más de 150 años esperando la redistribución de la tierra, pero es una apuesta importante en la medida que es una causa de la violencia que ha acosado al país, no será suficiente, es un paso importante. El país debe enfocarse en pensar qué modelo de desarrollo agrario queremos para el país. Es una apuesta no sólo en regulación de propiedad sino en repensar las relaciones de poder que hay en el campo y eliminar las brechas entre campo y ciudad.

¿Qué hacer con los baldíos?
En el libro se habla del periodo de la historia que se conoció como la ‘Feria de los Baldíos’. Hoy volvemos a hablar de esas tierras que no están legalmente reconocidas y de alguna manera la Ley de Zidres y esta Ley de Víctimas, son nuevas apuestas de reformas a la titulación de baldíos. Esto nos vuelve a poner en esa tarea de pensar si esos terrenos deben ser reconocidos para esos campesinos que los han trabajado, que históricamente han estado en algunos territorios o se debe pensar en un modelo agroindustrial en que el gran capital venga a intervenir esas tierras.

¿La seguridad democrática ha afectado el tema de redistribución de las tierras?
La apuesta de la seguridad democrática terminó afectando las reclamaciones de campesinos porque el tema no sólo era de redistribución sino termino siendo la apuesta del estado por el desarrollo y reconocimiento de unas zonas de explotación minera, agroindustrial, de explotación energética.

La seguridad democrática terminó de alguna manera generando cierta estructura institucional que garantizara el desarrollo de esos proyectos, no sólo protegiendo de la acción militar de las organizaciones guerrilleras sino también de cualquier reclamación campesina. En el periodo de la seguridad democrática esas figuras se estigmatizaron y se vieron afectadas por la acción del gobierno de Uribe.

¿Qué le quedó faltando al punto de tierras que se pactó entre Gobierno y FARC?
En esa discusión previa para lograr el acuerdo se vio la distancia que hay todavía entre los gremios, entre quienes hoy detentan el poder con la propiedad de la tierra, la distancia de esa apuesta de las organizaciones campesinas, de la izquierda.

¿Le hace daño al país y al proceso de paz que se esté hablando de acabar con la ley de restitución de tierras?
Es importante la discusión desde diferentes puntos de vista y posiciones ideológicas, eso permite construir de forma amplia y diversa en un momento de construcción de la paz y el posconflicto, pero hay que reconocer que la restitución de tierras fue una apuesta importante, considero que si bien fue meramente restitutivo y no afecta de verdad las condiciones estructurales por las cuales se dio todo el problema que ha azotado al país, hay que pensar en una institucionalidad agraria, eso significa grandes reformas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.