A supporter holds a Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) party flag during a campaign event in Bogota, Colombia, on Saturday, Jan. 27, 2018. Rodrigo Londono, known as "Timochenko," began his presidential campaign alongside aspirants for congress from their newly formed FARC party, previously a guerrilla group. Photographer: Ivan Valencia/Bloomberg 

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa domingo, 14 de julio de 2019

Los líderes de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia expresaron los temores que hay en materia de seguridad.

La solicitud fue hecha a la Misión de Verificación de la ONU, luego de su visita al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación ubicado en la zona rural de Caldono, Cauca.

“Llevamos una carta, donde precisamente plantean esa posibilidad de darle una prórroga de un año al acompañamiento a este proceso, esa misiva será socializada en el consejo de seguridad de la ONU, allá en Nueva York”, esa fue la aseveración del Jonathan Guy Allen , embajador del Reino Unido y uno de los líderes de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia.

Esa fue una de las respuestas dadas tras la vista de ese grupo humanitario al  Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Los Monos,  ubicado en el sector de Santa Rosa, zona rural del municipio de Caldono, Cauca.

La visita era para verificar cómo se está cumpliendo lo acordado entre la entonces guerrilla de las Farc y el Estado Colombia, tras cincuenta años de guerra. Además, para observar las consecuencias de ese acuerdo de paz así como las amenazas que giran entorno a este proceso en esta zona del país.

Durante la mañana, los integrantes de la Misión recorrieron los espacios donde los ex guerrilleros adelantan sus proyectos productivos, así como otras actividades que surgieron de los acuerdos. Luego la misión llegó a Popayán donde expresaron sus impresiones ante los medios de comunicación.

En total verificaron 24 proyectos productivos, de los cuales se ha desembolsado recursos a 17, mientras que la ARN ha aprobado 190 proyectos individuales, de los cuales 160 contaron con el visto bueno.

“Comprobamos que existe un  compromiso de los reinsertados en aportarle a ese objetivo que es la paz en el país, como lo está haciendo diferentes sectores sociales. A pesar de esto hay desafíos que evidenciamos como es la necesidad de brindar seguridad al proceso así como la de inversión en los temas de infraestructura y bienestar social”, dijo por su parte Gustavo Meza-Cuadra, embajador de Perú y comparte la representación de esta misión humanitaria con su homologo del Reino Unido.

Tras verificar los avances en la reinserción de los guerrilleros a la vida social, política y económica de los combatientes, los dos líderes de la Misión de Verificación de la ONU en Colombia expresaron los temores que hay en materia de seguridad.

“Nos entrevistamos con líderes sociales, campesinos de la zonas, quienes expresaron el temor que hay por los constantes asesinatos de ex combatientes así como como representantes de las comunidades, de organizaciones sociales y de defensores de Derechos Humanos. Esas inquietudes ya fueron informadas en pasadas ocasiones. Es una preocupación compartida por todos, por el gobierno, nosotros y la contra parte”, agregó Gustavo Meza-Cuadra.

El representante de la misión destacó “que hay un esfuerzo de contrarrestar esta problemática, a pesar de que en las zonas donde se está dando la reintegración hay presencia de grupos criminales y otros factores que explicarían este fenómeno. A aún así, hay una respuesta institucional para velar por la seguridad tanto de los ex combatientes como de los líderes sociales”.

La respuesta se da luego que en el Cauca, precisamente, ya son 30 desmovilizados de las Farc asesinados tras la firma de los acuerdos.

Luego de la intervención de los representantes de la misión, el turno fue para Pablo Catatumbo, dirigente del recién creado partido Farc y senador de la República, quien reiteró el llamado al gobierno para no permitir “un genocidio como el registrado con la entonces Unión Patriótica”.

“Hay que enfrentar el paramilitarismo como forma de proteger a los líderes sociales, a nuestros dirigentes, para no permitir otra baño de sangre, a la par con esta exigencia, está el llamado para la inversión social a los proyectos productivos, para que aquellos reincorporados continúen con sus cultivos y puedan comercializarlos, de crearles los mercados en las zonas donde realizan estas actividades para brindar más este proceso”, dijo Pablo Catatumbo.

Por último, indicaron que el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Los Monos, Caldono, fue escogido para el inicio de esta verificación por su cercanía, además por ser un ejemplo de cómo se está integrando las comunidades con los excombatientes tras la firma de los acuerdos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.