Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa

miércoles, 30 de abril de 2014

Ante la juez 41 municipal con función de garantías, la Fiscalía General de la Nación imputó cargos por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y cohecho al exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, como por presunto responsable del carrusel de las ambulancias en la Capital.

Según la representante del ente acusador, Moreno actuó a título de dolo, pues era consciente de que sus actuaciones eran ilícitas.

El ente acusador dijo que el exfuncionario “derivó beneficios económicos por la celebración de un contrato de ambulancias en la Capital de la República”.

En ese sentido, la fiscal explicó que el delito se estableció durante el año 2009 y el primer semestre del 2010 cuando era alcalde de Bogotá.

Fue en ese momento cuando participó en la adjudicación irregular del contrato de ambulancias por más de $67.000 millones, al que le habría sacado una mordida del 9%, según explicó la Fiscalía.

Para el ente acusador esos contratos se realizaron buscando recibir dádivas de dinero, por eso habría persuadido al exsecretario de Salud, Héctor Zambrano, también investigado. La intención era que éste “permitiera el direccionamiento del proceso y adjudicara el contrato a la empresa de ambulancias de Bogotá”.

La Fiscalía General de la Nación enfatizó en que Moreno solicitaba información de los contratos y acuerdos.

La conducta
Lo anterior llevaría a Moreno a no cumplir con su labor de alcalde, la cual sería “hacer cumplir la ley”, por lo que “una vez se empieza a recibir el dinero, Zambrano tenía que mantenerlo informado sobre los dineros recibidos del contrato”, lo que hace constituir un delito, porque “conocía que estaba aceptando una promesa remuneratoria y recibiendo dinero de contratos contractuales”, explicó la Fiscal que adelanta el caso.

Además, se ha podido establecer que el polémico contratista Emilio Tapia, también investigado por el ‘carrusel’, ha aportado información a la Fiscalía sobre las presuntas irregularidades que rodearon la adjudicación del contrato de ambulancias, a la Unión Temporal Transporte Ambulatorio Bogotá.

De hecho, durante la diligencia, la fiscal citó los interrogatorios de Emilio Tapia y Héctor Zambrano con respecto al escándalo del carrusel. Según la Fiscal, en las dos declaraciones se nombra a Moreno como participante del escándalo.

De acuerdo con la Fiscal, Tapia explicó cómo se armó, cómo operó y quienes participaron del millonario contrato. Además ha ofrecido y entregado documentos que sustentaría su versión de los hechos.

En unas declaraciones reveladas por la Revista Semana, Tapia habría asegurado que “desde los estudios previos, cuando se deciden los precios, todo fue organizado para que se lo ganara la empresa que señaló Hipólito Moreno”, haciendo referencia al contrato de las ambulancias”.

De ser hallado culpable, Moreno podría pagar hasta 30 años de cárcel por el mayor escándalo de corrupción en la ciudad.

Contra el exalcalde corren otros dos procesos por un lado la irregularidad en los contratos de malla vial durante su administración y otro por irregularidades en la adjudicación de contratos de Transmilenio.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.