Colprensa Jueves, 5 de febrero de 2015

La Defensoría del Pueblo convocó a las autoridades nacionales para la ola violencia contra niños, niñas y adolescentes, esto tras los recientes casos en los que cinco menores de edad fueron asesinados en hechos ocurridos en Florencia (Caquetá) y Tuluá (Valle).

Con el propósito de extremar las medidas de protección para que los menores no sigan siendo víctimas de la violencia, el organismo protector de los derechos humanos en coordinación con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) llamaron la atención para que se adopten acciones que no permitan que ese este tipo de casos se repitan.

Y es que en la noche del miércoles en la vereda El Cóndor, a 45 minutos de la ciudad de Florencia (Caquetá), sobre la vía que conduce a Neiva, personas armadas incursionaron en una vivienda donde, sin mediar palabra, dispararon contra cuatro hermanos de 7,11,14 y 17 años.

Versiones recopiladas por las autoridades locales indican que en la residencia fue encontrada una hoja, manera de mensaje, la cual está siendo analizada por los organismos de seguridad. Un quinto menor quien, al parecer, no hacía parte del núcleo familiar resultó herido.

Por otro lado, se registró el asesinato de un adolescente de 13 años, cuyo cuerpo fue encontrado desmembrado, decapitado en el barrio Villa Liliana del municipio de Tuluá (Valle del Cauca). Al parecer, el menor residía en Cali y había llegado a esa población a pasar vacaciones en la casa de un familiar. La Defensoría del Pueblo rechazó los crímenes contra los menores y pidió a las autoridades que “en cada uno de estos departamentos, intensificar las labores de búsqueda de los responsables para impedir que situaciones de esta naturaleza queden en la impunidad, y para que desde una política pública articulada se garanticen los derechos de los menores de edad”.

Esa entidad dispuso el despliegue de un equipo interdisciplinario para tomar contacto con los familiares de las víctimas, ofrecerles soporte a través de las duplas pico-jurídicas, verificar la atención en salud del joven herido en Caquetá y hacer seguimiento a las disposiciones que surjan de los consejos de seguridad y justicia transicional convocados en virtud de estos lamentables acontecimientos.