Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Reuters

martes, 1 de julio de 2014

Colombia extraditó el martes a Estados Unidos a siete miembros de una banda criminal acusados de asesinar a un agente de la Administración de Control de Drogas (DEA) durante un atraco en la capital del país suramericano, en la primera entrega masiva de nacionales por un caso diferente a narcotráfico.

Los extraditados eran taxistas que conformaban una organización criminal que operaba en Bogotá y que se dedicaba a asaltar a personas que abordaban sus autos, principalmente en el norte de la capital colombiana.

El agente especial James Terry Watson, de 43 años, fue asesinado a puñaladas en la noche del 20 de junio del año pasado, después de abordar un taxi en las afueras de un restaurante en una exclusiva zona del norte de Bogotá.

El director encargado de la oficina de seguridad ciudadana de la Policía Nacional, general Ricardo Restrepo, dijo que los acusados fueron trasladados bajo fuertes medidas de seguridad desde una cárcel del sur de Bogotá a una base aérea donde abordaron un avión de la DEA. El oficial aseguró que los extraditados deberán responder ante la Corte del Distrito Este de Virginia.

Al pedir la extradición de los taxistas, Estados Unidos argumentó que Watson era una “persona protegida internacionalmente, con inmunidad diplomática”, por lo que su crimen debía ser juzgado en ese país. Watson, un experimentado agente con 13 años en la DEA, murió a causa de heridas de arma blanca infligidas después de que dos hombres entraron en el taxi que había abordado durante un robo en el que también participó el conductor.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.