Gerson Beltrán Franco - gbeltran@larepublica.com.co Viernes, 9 de junio de 2017

En la explicación el exfuncionario habría señalado que hace siete años le tocó enfrentarse a una decisión moral, la cual afectó la historia familiar y que se arrepiente por las decisiones que tomó y que causaron daño.

Camilo Sanpedro, abogado defensor de García, señaló que junto con  su apoderado siempre han querido manejar el caso lejos de los medios de comunicación, motivo por el cual no confirmó el contenido de la declaración. 

“Simplemente le puedo contar que hizo una declaración de arrepentimiento ante la justicia, pero no le puedo asegurar que sea la que tienen los medios”, dijo el abogado. 

A continuación lo que sería la declaración de arrepentimiento en audiencia 

“Hace más de 7 años me tocó enfrentarme a la decisión moral y profesional más importante de mi vida hasta ese momento. Tuve la oportunidad de tomar el camino correcto que aunque lleno de dificultades, me hubiera llevado a un mejor destino, pero no lo hice. Tome el camino equivocado. A pesar del esfuerzo, la educación y del ejemplo de mis padres , a pesar de los esfuerzos propios en educarme , a pesar de tener una esposa e hijos y familia  que me llenaban la vida . A pesar de todas esas bendiciones me dejé llevar por impulsos enfermos y cedí ante la tentación de una propuesta perversa, como aquel que sin brújula moral pierde el horizonte y desprecia la felicidad verdadera por las falsas promesas de felicidad material.

Por este camino de equivocación, destruí una historia familiar de felicidad y entrega recíproca, una historia de amor, esfuerzo y esperanza y la convertí en una tragedia para todos dejando en medio de la desolación más profunda a aquellos de los que solo recibí apoyo y amor incondicional. A todos ellos les destrocé el corazón. 

Por este camino de equivocación, le falté a una comunidad a la cual solo le debo retribuciones desde mi nacimiento. Desconocí mis creencias y principios, y las cambié por el falso demonio de la compensación material.

Por este camino de equivocación, les hice daño a mis queridos hijos, quienes son las mayores víctimas de esta tragedia. Que doloroso es dañar a quien uno ama, a ese quien le ama a uno de esa manera gratuita. No hay penitencia más grave ni dolorosa que esa.

Hoy me desprecio y arrepiento por haber sido esa persona que tomo ese camino. Me arrepiento por el daño que causé y asumo las consecuencias derivadas de mis actos, con la única esperanza, firme convicción y propósito de reparar, en lo que este a mi alcance, a los que sufrieron o se vieron afectados por mis errores. Me propongo en los días que me queden de vida dedicar mis esfuerzos y orientar mis actividades personales en ese propósito.  Ahora durante mi condena colaborando con la Fiscalía General de La Nación para que se sepa toda la verdad en mi caso. Y luego de cumplida mi condena, Trabajaré con mi testimonio en el propósito de prevenir y concientizar a las nuevas generaciones de funcionarios y ejecutivos jóvenes para que no incurran en el error que yo cometí.

Les pido perdón a mis Hijos, a mi esposa, a mi familia, a mis amigos verdaderos, a todos aquellos que fueron honestos compañeros de trabajo, y a los colombianos de buena voluntad por las implicaciones de mis actos. Asumo las consecuencias frente a la justicia y en lo personal apelo a la misericordia divina para que el señor, luego de este bautizo de fuego y pagar por este error, me dé la oportunidad de nacer de nuevo de su mano y me permita reparar, en sus condiciones, el daño causado”.