Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Jueves, 18 de diciembre de 2014

Por estas fechas en las que el comercio se revoluciona, hay más de un ‘vivo bobo’ tratando de hacerse su diciembre, pasando por encima de la ley.

La fabricación y venta de licor adulterado es una de las prácticas más comunes en temporada navideña y aunque mucho se oye hablar al final de cada año sobre las víctimas que quedaron ciegas o con pérdida de facultades a causa del producto alterado en su fabricación, pocos saben que los responsables de este delito, podría pasar hasta 10 años tras las rejas.

La Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) aseguró a LR que en lo corrido de 2014, la entidad ha confiscado 366.410 botellas de licor de contrabando y que en términos económicos, el monto, traduce unos $6.590 millones.

La misma entidad de control aseguró que esas cifras deben multiplicarse, cada una por cinco, para sacar el aproximado del mercado del licor adulterado, por lo que se presume que hubo 1,8 millones circulando los últimos 12 meses en el mercado local. Habrían movido cerca de $32.950 millones en el mismo periodo.

De acuerdo con la entidad dirigida por Eduardo Montealgre, que eventualmente interviene en este tema, este año, se recogieron en tan solo en tres grandes redadas realizadas en Bogotá y Chocó, más de 6.000 botellas del producto.

Dice Francisco Bernate, abogado penalista, que los delitos cometidos en este caso son: el ejercicio arbitrario del monopolio rentístico, falsedad marcaria y falsedad de sellos.

Explica Bernate que por las tres faltas mencionadas, una persona podría pasar aproximadamente, una década en prisión. “Si se llega a probar que el capturado o investigado tiene responsabilidad en la muerte de alguna persona que consumió la bebida alcohólica en malas condiciones, también se podría sumar, el delito de homicidio, lo que agravaría su situación ante la justicia”.

Por su lado, Alejandro Mejía, docente de derecho penal de la Universidad del Rosario, dice que cuando la Policía realiza operativos e incauta licor adulterado, se presume que lo ingresará al mercado y se le investiga, entonces, por intentar comercializar productos simulados, que carecen de medidas sanitarias.

En este caso, asegura el experto de la Universidad del Rosario que, de acuerdo con el Artículo 373 del Código Penal, el acusado pagaría entre dos y seis años de cárcel, además de asumir una sanción económica que oscila entre $61 millones y $616 millones, según lo determine un juez.

Mejía aclara que la cadena de licor adulterado se debe detectar en diferentes fases, y que para el fabricante, las condiciones son diferentes.

“En este caso sería corrupción de alimentos, alteración de productos y hasta envenenamiento, lo que agrava la situación. Acá el rango de penas estaría entre dos y ocho años”.

Adicional a ello, podría entrar una nueva actitud contra la ley que sería la falsificación de sellos como los de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (Dian) y eso hace parte de los delitos contra la fe pública, finalizó Mejía.

El caso más reciente
El fin de semana pasado, la Fiscalía General de la Nación, desmanteló una fábrica clandestina de licor y capturó a dos hombres así como un importante lote de bebidas adulteradas que iban a ser distribuidas en Bogotá.

El operativo dejó como resultado 896 botellas distribuidas así: 190 botellas Ron Viejo de Caldas de 375 ml, 24 botellas de Ron Viejo de Caldas de 750 ml, 370 botellas de Aguardiente Antioqueño de 375 ml, 235 botellas de Aguardiente Antioqueño de 750 ml, 204 botellas de Aguardiente Néctar de 375 ml y 44 botellas de Aguardiente Néctar de 750 ml, todas listas y preparadas para envasar.

Así mismo, se encontraron dos canecas de 55 galones con preparación canela y anisada con base alcohol, una prensa para sellado y etiquetado, filtros para el colado del liquido, tapas de diferentes referencias, 6.880, dosificadores, 4.582 anillos de seguridad 3.004, etiquetas 1.958 para sellar las diferentes botellas, 220 rollos de capuchones para aguardiente, producto terminado 450 botellas entre Aguardiente Antioqueño y Ron Viejo de Caldas y 3.700 estampillas de licoreras.

Medidas en el Valle
Caracol Radio informó ayer, que en el Valle del Cauca, se lanzará, en los próximo días, una campaña educativa para que la ciudadanía reconozca cuando va a comprar un producto adulterado, falsificado o que no paga impuestos. También informó el medio radial que el departamento dirigido por Ubeimar Delgado incrementará los operativos de control para fin de año, por lo que se reforzarán las visitas a establecimientos que comercialicen este tipo de bebidas alcohólicas.

Las opiniones

Francisco Bernate
Abogado Penalista

“Los delitos cometidos en este caso son: el ejercicio arbitrario del monopolio rentístico, falsedad marcaria y falsedad de sellos. Por las tres faltas mencionadas, una persona podría pasar aproximadamente una década en prisión”.

Otoniel Camargo
Abogado Penalista
“Es un delito que atenta contra la salud y la vida, se juzgan a titulo de dolo. Es grave porque por lo general, el gobierno considera que además de atentar contra la vida de un consumidor, hay afectación en términos tributarios y se desestimula el consumo”.