Andrea Mancera Rojas - amancera@larepublica.com.co Miércoles, 22 de agosto de 2012

La juez en Estados Unidos que llevó el caso por violación de patentes que protagonizaron Apple y Samsung, dijo en días pasados que si las empresas hubieran conciliado, no se hubiera llegado hasta este punto. Explicó que se trataba de un proceso de celos empresariales.

El martes se realizaron las últimas declaraciones en el proceso y ahora se debe esperar el veredicto que se supone saldrá la próxima semana.

Según el abogado de Apple, “Samsung tuvo una crisis de diseño después del lanzamiento del iPhone y los directivos de la empresa surcoreana estaban determinados a sacarle jugo ilegalmente al éxito del revolucionario dispositivo”.

Por su parte, el apoderado de Samsung respondió que la gigante de tecnología simple y legalmente está dando a los consumidores lo que quieren; teléfonos inteligentes con pantallas grandes. Se estableció que en este coflicto, se realizó una especie de negociación, sin embargo, no se logró conciliar ni desentrabar la disputa.

Apple alega que la surcoreanale debe pagar US$2.500 millones por copiar la tecnología de sus iPhones y iPads cuando lanzó productos similares para competir. “Samsung ha vendido 22,7 millones de smartphones y computadoras tipo tablet utilizando tecnología copiada a Apple”.