Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters Martes, 22 de noviembre de 2016

El Gobierno de Colombia, el Centro Democrático de Uribe y otras fuerzas políticas que rechazaron el acuerdo inicial en el plebiscito del 2 de octubre se reunieron hasta la madrugada del martes sin lograr un consenso sobre el nuevo pacto antes de definir un mecanismo de refrendación para luego implementarlo.

“Uribe malgobernó, corrompió y ensangrentó a Colombia durante ocho años y nunca quiso La Paz sino la derrota de las Farc, no pudo. Dilatar no”, escribió en su cuenta de Twitter Pablo Catatumbo, uno de los negociadores del grupo rebelde que llegaron a Bogotá el lunes para la firma del nuevo acuerdo.

Durante el encuentro entre los representantes del presidente Juan Manuel Santos y la oposición política, el Gobierno descartó hacer modificaciones al nuevo pacto en temas como la posibilidad de que los líderes de la guerrilla puedan ocupar cargos de elección popular y que tengan penas restrictivas de la libertad en lugar de cárcel.

“Tenemos toda la disposición de dialogar con el Gobierno y la Farc sobre las modificaciones en los temas referidos. Para este diálogo proponemos aprovechar la presencia en Bogotá de los líderes de la Farc”, dijo un comunicado de la oposición política que motivó la respuesta negativa de la insurgencia.

Por su parte el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, dijo que ante la falta de un acuerdo y de apoyo de la oposición se debe proceder a firmar el pacto entre Santos y el máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, para evitar dilaciones que pongan en riesgo el acuerdo de paz.

La firma del nuevo acuerdo, en lugar y fecha por definir, permitirá la refrendación posiblemente a través del Congreso y su implementación para que unos 7.000 combatientes de las Farc dejen las armas y conformen un partido político, después de 52 años de una violenta confrontación que ha dejado unos 220.000 muertos y millones de desplazados.

El inesperado resultado del plebiscito obligó a Santos a iniciar un diálogo con la oposición política y a reabrir las discusiones en Cuba con las Farc para modificar el acuerdo que incluye sensible temas de desarrollo rural y agricultura, política, lucha contra el narcotráfico, justicia y un cese bilateral y definitivo del fuego supervisado por la ONU.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.