Colprensa

Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co Sábado, 5 de agosto de 2017

El Ministerio de Educación firmó un convenio de cooperación con el Consejo Noruego de Refugiados, que busca cerrar las brechas educativas entre las zonas rurales y urbanas del país.

El acuerdo realizará una identificación de las necesidades educativas en las zonas veredales donde se concentran los excombatientes de las FARC, para atender, por medio de estrategias de educación formal pertinentes y de alta calidad, a esta población y a las comunidades aledañas.

El viceministro de Educación Preescolar, Básica y Media, Pablo Jaramillo, anunció que a través de esta unión se tendrá en cuenta a los excombatientes y a la población civil de las zonas aledañas, brindándoles oportunidades de desarrollo.

En su fase inicial el convenio brindará atención a 8.500 personas -4.500 excombatientes y 4.000 de la población civil de zonas cercanas- a través de procesos educativos flexibles de alfabetización en cuatro ciclos, que cubren desde el primer grado hasta la culminación de la básica secundaria, en noveno.

“A partir de este proyecto que ofrecerá educación de calidad esperamos que estas personas puedan acceder a mejores oportunidades y al final reconocer que la educación es un eje central en todo este proceso de consolidar la paz en nuestro país”, señaló el viceministro.

Jaramillo también indicó que a partir de la próxima semana se iniciará un proceso de capacitación para la población de las 26 Zonas Veredales Transitorias de Normalización y sus sectores aledaños.

Este proyecto se adelantará con el apoyo de 118 tutores, contratados por la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), y por el Consejo Noruego, quienes se están desplazando a estas regiones para iniciar los procesos de formación y desarrollar cada uno de los ciclos.

Las clases serán grupales y tendrán espacios para trabajo individual. Asimismo, cada modelo tendrá una estructura curricular propia y una intensidad horaria específica.

Para Idun Tvedt, consejera Política de la Embajada de Noruega, “este trabajo articulado entre entidades del Gobierno Nacional, las Farc y el Consejo Noruego para Refugiados es una muestra clara que sí es posible el trabajo conjunto y coordinado, y es una lección aprendida de cómo avanzar con sinergias en acciones concretas que tengan impacto inmediato en la construcción de la paz”.

El viceministro Jaramillo señaló que para financiar este proyecto se destinaron $7.000 millones, de los cuales $4.500 millones serán aportados por la Embajada de Noruega; $2.000 millones por el Gobierno Nacional, y $500 millones por otras entidades participantes.

Por último, el funcionario destacó la importancia de este convenio para el Acuerdo: “Recordemos que la formación académica es uno de los componentes más importantes para hacer que el Acuerdo de Paz sea exitoso en lo relacionado con la reintegración de los excombatientes. Estamos seguros que llegaremos con educación de calidad a las regiones y que haremos un trabajo que permita consolidar la meta de hacer de Colombia el país más educado de América Latina”.