Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Reuters

sábado, 8 de noviembre de 2014

El expresidente peruano Alberto Fujimori dijo que la cárcel representa una “pena de muerte lenta” para él y solicitó a la Justicia local que reconsidere su pedido de completar en casa su condena de 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos.

Fujimori, quien gobernó el país por 10 años, está preso desde el 2007 en una penitenciaría policial de Lima y, según sus médicos, sufre de depresión y presión alta.

El exmandatario, de 76 años, clamó con voz pausada ante los miembros de una sala penal no obviar su condena, sino poder cumplirla en su domicilio para no “poner en riesgo” su salud física y mental.

“Ruego a los distinguidos miembros de esta sala (...) sin dejar el aspecto jurídico, que pueda superar este encarcelamiento, que en la práctica constituye para mi una pena de muerte lenta”, dijo Fujimori a la corte. “Si continúo así, exhalaré mi último suspiro antes de cumplir la condena total, pues no creo poder sobrevivir hasta los 95 años”, agregó el expresidente, que ha sido operado cinco veces en la lengua, las dos primeras por cáncer.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.