Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El Colombiano jueves, 4 de junio de 2015

“Mañana mismo les escribo una carta diciéndoles que les devuelvo el título”. Fue la frase que dijo el funcionario el 27 de mayo de 2015 al referirse al tema.

La historia de dicho reconocimiento al Superintendente inició con una llamada del periodista Edgar Jaramillo, quien lo  postuló ante la entidad y posterior a esto envió la respectiva documentación que certificaba los logros obtenidos en la Superintendencia que dirigía desde 2010.

Sin embargo la entrega de este reconocimiento no fue muy protocolaria, pues García le dio a conocer al Diario El Colombiano que la ceremonia había sido en su oficina.

No obstante el Superintendente no ha sido el único que al parecer recibió este homenaje, pues  en la lista estaban Carlos Alirio Muñoz, alcalde de Bello y el ministro Juan Fernando Cristo, pese a esto una asesora del ministro negó la existencia del reconocimiento.

Luego se conoció que LIU había  entregado el Honoris Causa a Cristo por parte de un tercero, llamado  Jorge Turbay, quien involucró en la historia al senador Andrés Cristo Bustos, y dijo que  este había sido invitado a la ceremonia celebrada en  el salón Luis Carlos Galán para entregar los reconocimientos. Turbay afirmó que como Bustos no estaba, el se presentó al evento y allí recibió la medalla y el diploma.

Así mismo  antes de salir del evento los representantes de LIU dieron a Turbary el reconocimiento para el ministro Juan Fernando Cristo, al que había asesorado en relaciones de prensa. Aun así Turbay manifestó que era indelicado decir  que los hermanos Cristo  habían recibido el Honoris Causa, pues el tan nombrado diploma se perdió cuando se remodeló la oficina del Senado.

Los funcionarios no conocían a la entidad que les daba el homenaje , así frente a esta circunstancia el  alcalde de Bello respondió a El Colombiano que tal reconocimiento se encontraba anotado en los Estados Unidos y que “no había pensado en la debida homologación ante el Ministerio de Educación Nacional”.

Y es que otro caso  envuelve a  esta entidad, pues el colombiano Andrés Martínez Amaya presentó al Ministerio de Educación un recurso de reposición, puesto que en abril de 2013 no le certificaron su título de “Licenciatura en psicología y consejería familiar”, dado por  LIU en febrero de 2012. No siendo suficiente, la gestión legal no tuvo resultados positivos, ya que para Juana Hoyos, directora de Calidad para la Educación Superior, la institución no contaba con los requisitos legales para consolidarse como un organismo de educación superior igual  a las instituciones de educación superior del país.

Finalmente el Superintendente de Notariado  y Registro  señaló que no había recibido respuesta de la carta enviada a LIU.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.