Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Gerson Beltrán Franco

jueves, 12 de enero de 2017

“Sobrepoblación generalizada deteriora prematuramente la infraestructura carcelaria, que en muchos casos supera los 40 años de uso. Así mismo, el exceso de población acarrea insuficiencia de baterías sanitarias, acelerado desgaste, y permanente taponamiento y rebosamiento del alcantarillado en los patios, generando graves afectaciones a la salud”, señaló el ente de control, que además precisó que el hacinamiento carcelario impide superar el estado de cosas inconstitucional declarado por la Corte Constitucional.

Dentro de las visitas se evidenció que solo 10% de los establecimientos permiten hacer la separación de los sindicados y los condenados. “Caso especial se encontró en los establecimientos visitados en el departamento de Antioquia, donde la separación de los internos se fundamenta en su pertenencia o no a determinado grupo delincuencial, sin importar su situación jurídica”, advirtió la Contraloría.

En cuanto a salud, se pudo corroborar que pese a que hay cobertura se presentan reiteradamente situaciones como falta de personal y demora en entrega de medicamentos y tratamientos.

También se encontró que solo  cárceles con  menos de 10 años de construcción cuentan con áreas de comedor y finalmente, se advirtió que algunos de los establecimientos presentan graves deterioros en su estructura, que acarrean riesgo de colapso, como es el caso del E.P.M.S.C. Bellavista - Medellín.  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.