Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co Miércoles, 9 de octubre de 2013

En 13 de las áreas de las asesorías legales incluidas en el último ranking de Chambers y Partners, solo 38 profesionales del derecho en el país, entre hombres y mujeres, se destacan en la categoría ‘Associates to watch’ o ‘Asociados prospectos’.

Ellos, en su mayoría jóvenes, se han ganado o han empezado a tener un reconocimiento en el mercado y en los próximos años podrían ser algunos de los referentes de su labor.

La guía legal británica enseña así que una nueva generación de ha comenzado a abrirse paso, en especial en el sector de las consultorías para asuntos de impuestos, bancarios y financieros, y laborales y empleo. Solo entre estas tres suman la presencia de 18 juristas, poco menos de la mitad del total.

“Lo importante es la excelencia y las recomendaciones de los clientes, así como la participación en transacciones relevantes, más allá de los años de experiencia”, explica sobre esta calificación, Andrés Jaramillo-Mejía, editor de Chambers Latin América, que junto con las tradicionales firmas Brigard y Urrutia, Gómez-Pinzón Zuleta, Baker y McKenzie, Prietocarrizosa y Posse Herrera Ruiz, resalta a integrantes de Lloreda Camacho y Co; Cárdenas y Cárdenas; Torre y Monroy; Barrios, Vélez, Gutiérrez Abogados; Olarte Moure; López y Asociados SAS, y Cardozo Ordóñez.

Los otros mercados en los que se asoman nombres nuevos son el corporativo – fusiones y adquisiciones, y energía y recursos naturales, minería, seguros, propiedad Intelectual, mercados capitales (banca y finanza), derechos de autor (propiedad intelectual), proyectos, bienes raíces y resolución de litigios.

Pero aparte del liderazgo en cada área, la competencia actual está marcada por la diligencia que demandan los clientes en su atención y especialidad que se tenga para manejar los temas. “El dominio del inglés es esencial. También el conocimiento del negocio y la capacidad para resolver problemas de manera práctica y con valor agregado. El mercado exige conocimientos sólidos en el área respectiva y habilidades para afianzar las relaciones con clientes y conseguir nuevos”, comenta Francisco Cabal, experto en asuntos de energía y recursos naturales y uno los cuatro abogados del bufete Posse Herrera Ruiz mencionados por Chambers.

La motivación es otra
La coyuntura de los despachos y del desarrollo de la economía mundial demuestran que, aunque no sea imposible, si es poco factible que vuelvan las viejas estructuras tradicionales: un socio-director o dueño y, a partir de ahí, una pirámide por jerarquías hasta los asociados o letrados jóvenes.

“Ese es un modelo que no funciona para las nuevas generaciones, que aprenden de forma distinta, se motivan por cosas diferentes y quizás hay quienes no quieren tener una carrera ascendente a socio, sino trabajar en proyectos interesantes”, sostiene el director de la escuela española de abogacía IE Law School, Carlos De la Pedraja.

Y, justamente, proyectos interesantes son los que han surgido en Colombia con los tratados de libre comercio firmados con Estados Unidos y la Unión Europea, lo que se traduce a la vez en una mayor inversión extranjera y la llegada de grandes grupos empresariales al país o la fusión con algunos locales. Para eso, en opinión de Ricardo Trejos Robledo, asociado senior de Baker y McKenzie Colombia, exige una mayor y mejor estructura de trabajo, a la vez que dificulta que las funciones sean asumidas por firmas unipersonales o de pequeños grupos, o que surjan nuevos despachos a los que les jugaría en contra su poca experiencia y trayectoria.

“El tamaño y la complejidad de las transacciones hacen que los clientes busquen no sólo la persona que va a liderar la transacción, sino la infraestructura que le permita manejar los múltiples frentes de trabajo que las mismas implican. Por lo cual las firmas grandes están en una mejor posición para servir las necesidades de dichos clientes”, manifiesta el especialista.

La opinión

Francisco Cabal
Abogado de la firma Posse Herrera Ruiz

“En los primeros años de ejercicio, las firmas le apuestan al tiempo. Después el ascenso puede ser más rápido como resultado del trabajo duro y en equipo, la calidad del trabajo y el sentido de pertenencia”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.