Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co martes, 19 de noviembre de 2019

La primera medida del Gobierno fue un acuartelamiento en primer grado de las Fuerzas Militares.

Este jueves se realizará el paro nacional convocado por las centrales obreras y distintos sindicatos del país, por lo que el Gobierno Nacional ya ha tomado dos medidas para garantizar una jornada pacífica. La más reciente tiene que ver con empoderar a los mandatarios locales (alcaldes y gobernadores) para mantener el orden público.

Así lo anunció la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, quien expresó que mediante un decreto se le brindarán facultades extraordinarias a los dirigentes locales para la restricción al porte de armas y el consumo de licor, así como también el cierre de pasos terrestres y fluviales fronterizos. Así mismo, tendrán la facultad de declarar un toque de queda “cuando las situaciones lo ameriten”, luego de un análisis previo con las Fuerzas Militares y la Policía.

Cabe resaltar que la ministra fue enfática en decir que no es un toque de queda general o nacional, sino una herramienta que tendrán los dirigentes locales para garantizar el orden público, teniendo siempre presente los principios de proporcionalidad. En ningún momento los dirigentes podrán prohibir o limitar las manifestaciones sociales.

“Está activado un Puesto de Mando Unificado a nivel nacional bajo la coordinación de la Policía, con presencia de las fuerzas militares en cabeza del presidente Iván Duque, donde se ha hecho revisión de los riesgos y circunstancias de la convocatoria del 21 de noviembre”, expresó.

La primera medida del Gobierno fue un acuartelamiento en primer grado de las Fuerzas Militares con el objetivo de que los militares se concentren y estén disponibles para cualquier eventualidad.

Fabio Espitia, fiscal general encargado, señaló que desde el ente acusador se dispuso un grupo de fiscales para atender las situaciones “irregulares” que se presenten durante el desarrollo de la jornada para que el proceso de judicialización sea más rápido. Así mismo, el ente trabajará de la mano con la Policía para agilizar la recolección de información ante la judicialización de quienes están promoviendo dichas alteraciones al orden público.

Por su parte, el nuevo ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, indicó que continúa el proceso de coordinación de las instituciones del Estado con el objetivo de garantizar el derecho a la protesta pacífica. “Avanza los procesos de coordinación requeridos para hacerle frente a cualquier manifestación de violencia o vandalismo que pueda presentarse”, expresó.

Si bien el paro es organizado por varios sindicatos, Sintrainagro, organización sindical de la industria agropecuaria, señaló que no participará en las manifestaciones, pues no hay claridad con las reformas que supuestamente se están planteando.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.