Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co jueves, 11 de abril de 2013

La ministra de Relaciones Exteriores María Ángela Holguín afirmó que las declaraciones del ex canciller Julio Londoño Paredes, según las cuales Nicaragua podría aspirar a tener más territorio marítimo colombiano, no son nuevas y que el Gobierno colombiano está haciendo lo posible para evitar nuevos fallos.

“Parte de los argumentos para retirarnos del Pacto de Bogotá fue para evitar cualquier otro litigio, estamos trabajando con los abogados en cómo podemos evitar que esto llegue de nuevo a la Corte Internacional de Justicia”, agregó Holguín.

La jefe del Ministerio de Relaciones Exteriores agregó que no va a esgrimir ningún argumento en algo que ni siquiera ha pasado, “eso no es nuevo, no sé porque el canciller (Londoño Paredes) lo haya dicho, él lo sabe hace mucho tiempo igual que el Gobierno colombiano. En ese caso estamos mirando qué podemos hacer y cuál sería la estrategia en cualquier eventualidad”, insistió la jefe de la diplomacia colombiana. Agregó que no quiere especular más con el tema de Nicaragua “hemos tenido mucha desinformación por estos días, la plataforma continental extendida fue uno de los argumentos que Nicaragua ya había llevado en ese proceso de 11 años”. La Canciller explicó que los nicaragüenses pretenderían una plataforma continental extendida, es decir que se les amplíe el territorio que ganaron en 150 millas náuticas. Lo que pretendería el vecino país es dejar a Cartagena solo con 150 kilómetros de mar adentro.

Según la Cancillería estas pretensiones están lejos de ser alcanzadas pues el vecino país necesitaría unos estudios de sísmica que comprueben que su plataforma se extiende hasta ese lugar, estudios que, según dijo, el Gobierno nicaragüense aún no ha realizado.

Declaraciones
El ex canciller Julio Londoño Paredes explicó en conferencia sobre el diferendo limítrofe entre Colombia y Nicaragua, los pormenores del contexto complejo de circunstancias que dieron lugar a la demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), al tiempo que se refirió al proceso ante esa instancia y a la sentencia del 19 de noviembre pasado que tanta controversia ha producido en el país.

Londoño subrayó la necesidad de hacer del caso una lectura reposada que permita establecer, sin especulaciones, las consecuencias del fallo para que el país comprenda el verdadero significado del mismo para los intereses nacionales. Señaló que, a partir de la sentencia de 2007, que claramente desestimó el valor del Meridiano 82 como frontera entre los dos países, Colombia mal podría haber alegado algo que la Corte ya había declarado sin validez. Sostuvo que los espacios marítimos que durante décadas algunos mapas colombianos mostraron como propios no eran exactos en todos los casos porque las áreas señaladas unilateralmente no estaban legalmente delimitadas.

“A la hora de la verdad no existen términos de referencia para hacer las cuentas que se han hecho, porque no se puede alegar como perdido algo que formalmente no se tenía”, recalcó Londoño.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.