Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa lunes, 15 de abril de 2013

Debido a la ausencia del abogado Andrés Garzón Roa, abogado de Guido Nule, el juez 36 de Conocimiento aplazó para hoy la audiencia preparatoria que se tenía prevista para hoy lunes. La Fiscalía denunció que se están presentando maniobras dilatorias.

Garzón Roa, según Diego Suárez Moncada, otro de los abogados de los Nule, habría presentado una emergencia médica, por lo que no habría podido asistir a la audiencia. Ante la ausencia de este abogado, y para no impedir la defensa de uno de los procesados, el juez optó por dejar para hoy la audiencia, en la que también se decidirá si esta se aplaza dentro de un término no menor a un mes. Lo anterior, debido a una solicitud que hicieron formalmente, por medio de un escrito, los defensores de Miguel, Guido y Manuel Nule y de Mauricio Galofre, ya que argumentaron que solo hace dos semanas la Fiscalía terminó de hacer el descubrimiento probatorio,por lo que “ha sido imposible realizar el análisis” por parte de la defensa.

Asimismo, dijeron que sus defendidos no han podido tener acceso a este material porque no se les ha autorizado para que sean trasladados de la cárcel hacia las oficinas de los abogados, para que puedan conocer las pruebas que hay en su contra. No obstante, Juan Vicente Valbuena, fiscal del caso, rechazó que se tenga en cuenta esta solicitud, ya que dijo que a pesar de que la evidencia “ha sido voluminosa”, también es cierto que el tiempo ha sido suficiente para que se acerquen a la Fiscalía y recojan el material de prueba. Incluso, Valbuena expresó que hay constancias de que a los abogados se les ha pedido que se acerquen y no lo han hecho. “La Fiscalía considera que ha cumplido con su deber legal”, dijo, y además añadió que hay “posibles maniobras dilatorias” que buscan que prescriban los delitos por los que son investigados los procesados. “Se encuentra en riesgo la efectividad de la justicia”, manifestó Valbuena.

Asimismo, el representante del ente acusador expresó que “este no es el momento para ejecutar una amplia y exhaustiva preparación de la defensa”, pues explicó que en esta etapa procesal “de lo que se trata es verificar la evidencia entregada a efectos de preparar la audiencia preparatoria, no es un análisis exhaustivo y minucioso con miras a preparar un juicio”. Valbuena también le dijo al juez que “es su deber tomar las decisiones para evitar las medidas dilatorias” y resaltó que los hechos que se están investigando ocurrieron desde 2007, por lo que se están cumpliendo seis años desde que sucedieron. “Están pretendiendo que el tiempo pase para que algunos de sus comportamientos delictivos prescriban”, señaló el fiscal. Esta posición la compartieron los representantes de la Procuraduría, y del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y de la Contraloría Distrital, estos dos últimos quienes ofician como víctimas. Los tres coincideron en que se está dilatando el proceso y se corre el riesgo de que los hechos prescriban, situación que se produciría desde octubre del 2015.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.