Reuters Martes, 16 de diciembre de 2014

La apelación presentada por Michael Garcia, presidente del comité investigador de la Fifa, contra la interpretación del juez de ética Hans-Joachim Eckert sobre un reporte de la adjudicación de las próximas Copas del Mundo no es admisible, dijo el organismo que regula el fútbol mundial.

La Fifa explicó también que no había motivos para abrir un proceso disciplinario contra Eckert luego de que personas que dieron evidencia a la investigación dijeran que su cooperación había sido revelada.

El organismo se vio conmocionado el mes pasado, cuando Eckert dijo que no había argumentos para reabrir el proceso de adjudicación de los Mundiales del 2018 y 2022, concedidos a Rusia y Qatar, respectivamente.

Garcia, quien dirigió una investigación de más de 18 meses, apeló de inmediato contra la posición de Eckert, asegurando que contenía malas interpretaciones.

Pero el comité de apelaciones de la Fifa dijo que la interpretación de Eckert no constituye una decisión y, por tanto, no es legalmente vinculante ni apelable.

“La Comisión de Apelación de la Fifa reiteró que la función del Código Ético de la Fifa (CEF) es sancionar a personas que hayan infringido el código”, dijo el organismo.

“La declaración no está dirigida a una o varias personas en concreto y no contiene ninguna sanción en virtud del art. 30 del CEF”, agregó.

Garcia ha pedido que se hagan públicas más secciones de su reporte. El abogado estadounidense se reunió con Eckert y acordaron que el reporte debería ser analizado más extensamente.

También decidieron que Domenico Scala, director del comité de auditoría y cumplimiento de la Fifa, debería decidir cuánto del reporte se presentará al comité ejecutivo del organismo, cuya próxima reunión es el viernes en Marrakech.

La Fifa y los organizadores del Mundial de Qatar se han defendido de acusaciones de corrupción desde que el Estado del Golfo Pérsico ganó el derecho para realizar el torneo del 2022.

La Fifa también descartó una denuncia de Phaedra Al-Majid y Bonita Mersiades, que dijeron que su confidencialidad había sido comprometida tras dar evidencia a la investigación de Garcia.

El organismo dijo que la denuncia no tenía fundamentos y que no se mencionaron nombres en la interpretación de Eckert, por lo que cualquier información suministrada era de naturaleza general.

“Por lo tanto, no se divulgó ninguna información de naturaleza confidencial”, afirmó.