Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ernesto Rodríguez - erodriguez@larepublica.com.co sábado, 24 de mayo de 2014

La presencia estatal en las empresas supone un espaldarazo a la hora de afrontar momentos y situaciones difíciles, pues se entiende que se cuenta con el respaldo de la Nación para poder afrontar cualquier problema. Sin embargo, ese apoyo en ocasiones se convierte en riesgo, pues ante cualquier movimiento político y social, las acciones de estas se pueden ver afectadas.

Tal es el caso de Ecopetrol, ISA e Isagen, compañías que tienen participación estatal de 88,49%, 51,40% y 57,67%, respectivamente, y que luego de las elecciones presidenciales en las cuales el país cambiará de rumbo para los próximos cuatro años, podrían verse afectadas por los cambios en las juntas directivas y por la nueva estructuración que supondrá un nuevo gobierno.

Para Julián Villamizar, docente de la Universidad Externado de Colombia, el riesgo político para esas empresas se deriva de la posibilidad de que el gobierno quiera mantener el gasto público y por lo tanto necesite obtener recursos de corto plazo vía la venta parcial de su participación en ellas, entre otros movimientos.

“Es muy probable, que independiente de las diferentes propuestas que se han escuchado y de los planes de acción que deberá ejecutar el nuevo ejecutivo, la necesidad de desarrollar la infraestructura del país y de mantener el gasto en construcción obligue a buscar más recursos para el Gobierno y para eso utilizarían estas empresas”, expresó Villamizar.

Uno de los hechos a tener en cuenta, será la conformación de las juntas directivas pues por una parte, lo más probable es que haya cambios ministeriales por lo que Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda y Amylcar Acosta, ministro de Minas y Energía y demás funcionarios públicos que hagan parte de las juntas, saldrían de Ecopetrol, ISA e Isagen.

Ernesto Cavelier Franco, socio de Posse Herrera Ruiz, explicó que si el nuevo Gobierno lo desea o lo cree necesario podrá llamar a una asamblea extraordinaria para solicitar la conformación de una nueva junta directiva y de esta manera direccionar las políticas de las empresas hacia los planes de gobierno que tienen.

“Seguramente habrá cambios en las juntas con el nuevo gabinete que anunciará el ejecutivo, aunque lo más importante serán los otros actores que participan en las decisiones, pues dependiendo de la línea del próximo Gobierno se podría hablar de un nuevo equipo en cada compañía”, sostuvo Camilo Silva, analista de Valora Inversiones.

Otro aspecto que revela la volatilidad de estos títulos frente a los cambios políticos, se ve en la forma como los mercados internacionales observan a los países en proceso de elecciones. En este caso Colombia sale bien librado, de acuerdo con Silva, en este momento nadie ve desde afuera un riesgo latente con un nuevo Gobierno y “la razón es que las políticas monetarias y fiscales seguirían alineadas fortaleciendo el Producto Interno Bruto, las tasas de inflación y demás aspectos macroeconómicos”, explica.

Isagen y su proceso de venta
La decisión del Consejo de Estado de revocar la decisión que había tomado el pasado 28 de marzo en la que ordenaba la suspensión provisional del decreto que autoriza la venta de las acciones que la Nación tiene en Isagen, permite reanudar el proceso y con esto en los últimos días la acción tuvo una mejor cotización, logrando incrementos de más de 7% como el que reportó en la jornada del 22 de mayo.

También, como lo mencionó LR anteriormente, habrá que tener en cuenta la Hidroeléctrica Sogamoso (Hidrosogamoso), el cual será un activo clave para el futuro de la subasta pues completar la obra y ponerla en funcionamiento serán los principales retos de la energética, pues este es el mayor atractivo para atraer a más postores a la venta. Según Cárdenas, contar con el funcionamiento de la hidroeléctrica generará una puja pues el activo tendrá un plus adicional y se podrían recibir ofertas de más $5 billones que es el precio base para entregar el paquete accionario.

Por otra parte, “el fenómeno de El Niño podría agregar algo de volatilidad al proceso de venta de este activo y su valoración como tal. Aunque dependiendo del Gobierno que se posesione, es probable que puedan ocurrir cambios, hasta una posible negativa a la hora de vender la participación”, aseguró Villamizar.

De acuerdo con un análisis presentado por Protección, la acción de la empresa de energía, tomando como corte el pasado 15 de mayo ha tenido una valorización anual de 15,33% producto de un buen primer trimestre cuando sus utilidades llegaron a $147.073 millones, es decir, 33% más que en el mismo periodo de 2013.

Ecopetrol y la nueva emisión
El comportamiento de los títulos de la petrolera en las últimas jornadas ha sido bastante inestable, reportando un cierre de $3.515 con un descenso de 1,13% el pasado viernes. Esto se produjo en parte por la tensión que generó el proceso electoral, aunque la emisión de bonos de la compañía en los mercados internacionales, los cuales fueron colocados con éxito por un monto de US$2.000 millones, fue clave en las jornadas anteriores cuando la acción repuntó.

Sin embargo, vale la pena mencionar que el título podría tomar un rumbo diferente cuando Ecopetrol defina si Pacific Rubiales se queda con el contrato de operaciones del Campo Rubiales, en los Llanos Orientales.

El futuro de la principal zona petrolera del país podría definirse en junio, pues está previsto que en esa fecha los equipos técnicos de las dos compañías presenten un informe conjunto de los resultados de dicho proyecto, la decisión se tomaría luego de que se tenga certeza de quién será el nuevo presidente. Por otra parte, Villamizar considera posible la venta de una participación de la empresa ante su menor ritmo de crecimiento de utilidades y aumento del nivel de endeudamiento, aunque esto disminuiría el ingreso del Gobierno por dividendos.

Para los analistas el momento actual por el que atraviesa los títulos de las empresas petroleras es ideal para comprar, la acción de Ecopetrol muestra una desvalorización en lo corrido del año de $520, pues en diciembre cuando iniciaron las campañas reportó un valor de $4.035 y su último cierre fue de $3.515. Además si se tiene en cuenta el reporte de Protección tomando como referencia el valor del título en mayo del año pasado, el retroceso ha sido de 8,81%.

Un valor que, de acuerdo con César Cuervo, jefe de renta variable de Credicorp Capital, es bastante atractivo para los inversionistas ya que el descuento que ha tenido ofrece buenas oportunidades de retorno en el largo plazo.

ISA, el activo fijo
Alguna vez en 2008 se pensó en vender la participación del estado, pero quedó aplazada hasta que se presentara una eventual desaceleración económica y caída del recaudo tributario del país.

De todas maneras el comportamiento accionario cambiará dependiendo de los logros que se tengan en la negociación con el Gobierno panameño para que la empresa lleve energía a ese país. Una acuerdo que se espera desde que Ricardo Martinelli estaba en el poder y que se concretaría con el mandatario recientemente elegido, Juan Carlos Varela.

ETB y EEB ya sufrieron
Aunque la participación del estado en las empresas de servicio público de Bogotá no es mayoria sí tiene impacto en la medida en que un nuevo gobierno puede tener otras disposiciones con la inversión en la capital. La volatilidad de las acciones de las empresas distritales fue demostrado el pasado 24 de abril, día en que Gustavo Petro, actual alcalde de la ciudad de Bogotá recuperó su cargo luego de que su permanencia estuviera en el limbo debido a la inhabilidad proferida por la Procuraduría General de la Nación, los títulos de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), retrocedieron 1,62% y 1,41%, respectivamente. Si bien cada una de las compañías posee sólidos planes de expansión, las decisiones políticas como ventas, alianzas y en este caso destituciones mostraron el temor que tienen los inversionistas por las decisiones políticas. Así, queda claro que la presencia accionaria del estado en diferentes compañías, brinda respaldo pero también incertidumbre.

Baja volatilidad por periodo electoral
De acuerdo con la editorial semanal del fondo de pensiones Protección, el buen desempeño de los títulos seguros de las economías desarrolladas como la estadounidense, generó una variación prácticamente nula en sus mercados accionarios. En contraparte, los mercados accionarios en Latinoamérica, vieron cómo sus índices tuvieron importantes valorizaciones, con excepción de Colombia el cual fue inferior al promedio de la región, aunque se ubicó en terreno positivo. Se espera que al finalizar el mes, independientemente del proceso electoral, el país contará con una gran liquidez de dólares, producto del rebalanceo del índice de JP Morgan, el cual generará volatilidad en el mercado accionario local.

Las Opiniones

Camilo Silva
Analista de Valora Inversiones

“Seguramente habrá cambios en las juntas con el nuevo gabinete, aunque dependiendo de la línea de Gobierno se podría hablar de un nuevo equipo en cada compañía”.

Julián Villamizar
Docente de la Universidad Externado de Colombia

“El riesgo para las empresas se deriva de la posibilidad de que el Gobierno quiera mantener el gasto público y necesite obtener recursos de ellas”.

César Cuervo
Jefe de acciones de Credicorp Capital

“El valor de las acciones de Ecopetrol es bastante atractivo para los inversionistas ya que el descuento que ha tenido ofrece buenas oportunidades”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.