Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa

sábado, 5 de julio de 2014

Faltando poco más de un mes para dejar su cargo como contralora general de la República, Sandra Morelli ya piensa en cómo será su defensa frente al proceso de responsabilidad fiscal que le abrió la auditora general, Laura Moreno, por un presunto detrimento patrimonial de $76.400 millones.

La formulación de cargos surge luego del proceso de auditoría hecho al traslado de sede de la Contraloría General, pues, de acuerdo con la auditora General, Laura Marulanda, la contralora Morelli “violó en todas partes el principio de planeación y transparencia”.

La sede principal de la Contraloría estaba ubicada en el centro de Bogotá y fue llevada a la zona del Salitre, junto al centro comercial Gran Estación, en donde el órgano de control paga de arrendamiento $2.600 millones mensuales.

Morelli confía en que el proceso “no va a progresar” y ratifica que este deriva de una “persecución” orquestada desde la Fiscalía General de la Nación, en cabeza del fiscal Eduardo Montealegre.

¿Cómo recibió la formulación de cargos por parte de la Auditoría General?
No me tomó por sorpresa, ellos venían realizando actuaciones con este tema del edificio.

El trasteo de la Contraloría ha permitido que se me acuse de todo. Se dijo que este edificio tenía un costo desproporcionado y resulta que los avalúos dan cuenta de que ese es el valor; no hay posibilidad de que en esta zona con estas características y estos servicios se consiga un inmueble a menor precio.

Han dado muchas vueltas en torno a esto, lo que está claro es que la señora auditora hubiera sido una contralora muy distinta a lo que yo he sido. Lo que a ella no le gusta, que es todo, lo vuelve delito y le da traslado al señor fiscal y entonces él suma a la cantidad de investigaciones que ya tenemos.

Usted insiste en que todo es una persecución…
Laura Marulanda es muy comunicativa y habla mucho, durante su campaña se la pasaban en el club El Nogal planeando cómo me iba a volver a mí ‘chicuca’ una vez me eligieran.

Uno sabe que la finalidad es esa, pero de todas maneras hay una cosa que no se puede perder de vista: que Colombia es un Estado de Derecho, aquí hay jueces y los funcionarios públicos no pueden firmar cosas contraevidentes y absurdas sin que eso tenga consecuencias, así que al final de los días, espero que sea antes y no después, estoy tranquila, porque no he incumplido en ningún procedimiento. Esto tiene que salir bien.

¿Qué proceso de los que ha gestionado, según usted, la pudo llevar a ser perseguida?
Indudablemente el tema Saludcoop ha generado toda la persecución de la que es víctima la entidad.

En esta entidad se han practicado 270 diligencias orientadas a pedir los expedientes de Saludcoop, tenemos 50 funcionarios investigados, entrevistados o requeridos por la Fiscalía por haber hecho actuaciones.

La auditoría dijo que ya está estudiando sus bienes para embargarlos...
Cuando a uno le embargan los bienes, no los puede vender pero yo no tenía planeado venderlos entonces no me genera particular angustia por ahora, y le repito, esto no puede salir mal a menos de que de verdad ya estemos listos a falsear pruebas y hacer unas arbitrariedades que estoy segura que no las quieren hacer porque no son bobos y no quieren meterse en problemas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.