Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa sábado, 16 de junio de 2012

El Congreso de la República aprobó este jueves la polémica reforma a la justicia, a la que solo le falta la conciliación entre ambas cámaras, para que finalmente sea sancionada como ley.

La aplanadora de la Unidad Nacional impulsó el proyecto a pesar de sus muchos contradictores, como senadores del Polo Democrático y las Altas Cortes, incluido el presidente del Consejo de Estado, Gustavo Gómez, quien asegura que esta reforma es como una 'montaña rusa' con sus altos y altibajos, y a la que califica como una 'estrategia de mercadeo de un proceso político' que favorece a los magistrados.

Usted ha criticado la manera como se quiere descongestionar la justicia. ¿No ese un buen intento? algo plausible?
Lo que debería hacer el Estado frente a la justicia es fortalecerla económicamente. Nosotros, en este proceso de estar atendiendo la montaña rusa que ha sido este proyecto de reforma constitucional, hemos podido concretar que la inversión en justicia es de 0,48 por ciento del PIB, es decir, más o menos dos billones de pesos.

Siempre se ha cuestionado a la Comisión de Acusaciones por ineficiencia. ¿Ahora que se acaba, no es algo bueno?
Eso es lo que aparece en la superficie. Pero, en verdad, en el examen de todos los artículos que tuvieron que tocar para establecer ese juicio disciplinario y penal de lo que llamamos aforados, básicamente ha habido efectos concretos del ejercicio del control penal.

Ese es el caso del Congreso, que tiene el 30% de sus miembros procesados penalmente, cuatro presidentes condenados y toda la neutralización que tuvo que hacerse de la manera como el narcotráfico y el paramilitarismo se logró tomar las elecciones para acceder al Legislativo.

¿Qué le espera a la sociedad colombiana con esta reforma?
Darse cuenta de que toda la delincuencia se podrá apoderar del poder y va a quedar impune. Van a venir, uno tras otro, los escándalos de congresistas que no tienen forma de juzgamiento. Cuando la sociedad colombiana se dé cuenta que ser congresista equivale a lo que ocurría en los años anteriores -a ser impune y que llegan los `pablos escobares` y todo lo demás, y que no hay forma de controlarlos-, el país y la democracia empiezan a sufrir. Ahí me pregunto cómo harán para traer paz.

¿La eliminación del Consejo de la Judicatura, la ve como un saludo a la bandera?
Imagínese usted. Hay una cosa que no me parece mala, para ser objetivos. Y es que el Consejo Nacional de Administración Judicial tiene la participación de nueve miembros: tres presidentes de las cortes, y seis que implican a los magistrados y jueces de la base.

Según usted, ¿en cuánto tiempo retrocedió el país con esta reforma?
Creo que perdimos 20 años.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.