Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juanita León sábado, 19 de septiembre de 2015

Enrique Peñalosa, Rafael Pardo, Clara López y Francisco Santos coincidieron en varias cosas: en la prioridad que le darán a la seguridad en Bogotá; en la importancia estratégica de que la Fiscalía, la Policía y la Alcaldía trabajen articuladamente; en que harán todas las obras que les propuso el Vicepresidente y que las financiarán vía el mecanismo (casi mágico) de las APP y en que toca replantear el cobro del predial.

En fin. Los cuatro candidatos coinciden en lo básico porque creen en el conocimiento técnico. Sin embargo, difieren en sus énfasis. 

Durante el debate sobre el tema de seguridad, ‘Pacho’ Santos intentó desmarcarse de los demás llamando la atención sobre su propuesta de convocar un referendo contra la dosis personal, que hoy es legal. Considera que esta alimenta el microtráfico, a lo que atribuye muchos de los problemas de seguridad.

Peñalosa, por su parte, hizo énfasis en la necesidad de darle orden a la ciudad. El exalcalde cree que rescatando el espacio público, iluminando las calles, controlando a los colados de Transmilenio y haciendo respetar las normas básicas de convivencia, son varios los problemas que se solucionan.

Rafael Pardo abordó las respuestas a las preguntas siempre desde una lectura de lo que es posible hacer con lo que hay: dijo que crearía una policía administrativa que garantizará el respeto a las normas de convivencia porque traer más pie de fuerza no depende del alcalde sino de una decisión nacional; dijo que reevaluar los estudios del metro equivaldría a no hacerlo nunca; y que cobraría peajes solo por las obras nuevas.

Por último, Clara López centró sus propuestas en reivindicar el manejo integral de los problemas de seguridad, incorporando siempre la variable social. Dijo que una forma de bajar las tasas de homicidio, por ejemplo, no era solo trabajando con la policía -que ella prometió fortalecer- sino atacando de frente el problema de consumo de alcohol, regulando las horas de venta.

El debate fue más interesante por lo que se negó que por lo que se afirmó. 

Peñalosa, por ejemplo, dijo que si bien Carlos Fernando Galán lo apoyaba y era un soporte clave de su campaña, él nunca se había reunido con el vicepresidente Germán Vargas Lleras para aceptar o no su apoyo a la campaña.  Dijo, en todo caso, que en un eventual gobierno suyo solo trabajarían los mejores porque él no le debe nada a nadie.

López en un momento afirmó que en una reunión con el presidente Santos este se había comprometido a garantizar la financiación del metro. Cuando se le preguntó si ya estaba haciendo acuerdos con el Presidente, dijo que no, que hablaba con él cada tanto, cuando se reunía la Comisión Asesora de Paz, de la cual ella es miembro. Pero como dijo Peñalosa quedó claro que no solo hablan de paz…

Peñalosa dijo que desde enero le había pedido cita al Presidente y todavía no se la había dado. Pacho Santos dijo que llamara entonces al Vicepresidente. Cuando el candidato uribista dijo que los tres candidatos eran avalados por el Gobierno, ninguno de los tres lo negó.

Lo que sí negó Rafael Pardo es que estuviera interesado en recibir el apoyo de Gustavo Petro a su campaña.

De esta manera, terminó el debate. Si quiere saber qué tan apegados estuvieron a la verdad los candidatos, consulte el Detector de Mentiras del debate en lasillavacia.com.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.