Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co miércoles, 6 de junio de 2012

Este es un caso particular, en el que una multinacional se enfrenta con una empresa colombiana. Según los analistas, generalmente las grandes industrias buscan proteger sus marcas en diferentes clasificaciones, esto con el fin de garantizar que sean los únicos en el mercado.

En esta ocasión se trata de Google Inc, que solicitó el registro de la marca Google para distinguir los productos amparados por la clase 25 de la Clasificación Internacional de Niza. A dicha petición, la firma antioqueña Procatex Ltda presentó su oposición, debido a que cuentan con el registro de Google mediante el certificado No 259542.

Sin embargo, la Superintendencia de Industria y Comercio estableció que 'no había lugar a realizar un estudio de comparación entre el signo nominativo solicitado Google y la marca mixta Google, en atención a que el registro del signo opositor ha sido cancelado mediante decisión que se encuentra debidamente ejecutoriada y en firme'.

Además en el documento se afirmó que se resolvieron los correspondientes recursos de reposición con subsidio de apelación interpuestos, confirmando la anterior norma.

Para la SIC, 'mal podría el despacho negar el registro solicitado, con fundamento en la oposición presentada, pues por sustracción de materia, no existe marca anteriormente solicitada confundible con la pedida'.

Para la entidad de vigilancia y control, la solicitud de Google Inc no se encuentra en causal de irregistrabilidad y por lo tanto, se declaró infundada la oposición de la empresa Procatex Ltda.

Debido a esto, procedió a conceder la marca Google (nominativa) a Google Inc con domicilio en Delaware, Estados Unidos, con una vigencia de diez años y a cancelar por notoriedad, la marca Google de Procatex.

Para el representante legal de la firma Procatex Ltda John Jairo Sánchez, esta decisión fue arbitraria y por lo tanto, hace aproximadamente 20 días se instauró una demanda ante el Consejo de Estado, en contra de la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio, de cancelarle la marca Google y otorgársela a la multinacional estadounidense. Según Sánchez, cuando Google Inc comenzó a conocerse en Colombia, Procatex ya era dueño de la marca para comercializar ropa infantil.

'Tenemos el registro desde 2001, por lo tanto tenemos el derecho, pues no se puede pretender que nos cancelen un registro que teníamos vigente hasta el 2013', afirmó el empresario.

El comerciante afirmó que cuando él registro la marca, solo las grandes empresas tenían acceso a internet y por lo tanto, la marca no era muy conocida. 'Ahora si son muy reconocidos porque el acceso a internet es mundial, sin embargo esa masificación se produjo mucho después de que registraramos la marca', aseguró. Sánchez dijo categóricamente, que la firma Google busca registrar su marca en todos los países de Latinoamérica, pero que en Colombia se encontraron con este registro.

Procatex Ltda con domicilio en Medellín, cuenta con 800 empleados, que según su representante legal, están en peligro por este caso en particular, pues afirmó que la marca es el centro de su negocio.

Según la firma apoderada de Procatex Ltda, Muñoz Abogados, se trata de un proceso especial dado que según la normatividad, para poder solicitar cancelación por notoriedad, se debe demostrar que al momento de la solicitud del registro de la firma colombiana, era notoria la marca solicitada por Google.

'La SIC canceló la marca por supuesta notoriedad de Google por parte de la firma estadounidense, sin embargo, esta cancelación no es legal debido a que inclusive, Google Inc registró su marca en Estados Unidos después de Procatex Ltda', según la firma de abogados. En este caso se presenta el hecho de violación probatoria, debido a que la Superindustria no admitió una serie de pruebas presentadas explicativas del caso.

Para la firma, esta decisión afecta a los empleados de manera directa, ya que se trata de una cancelación sin fundamentos, por eso se instauró la demanda ante el Consejo de Estado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.