Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co martes, 2 de abril de 2013

Como un hombre tranquilo y muy centrado se podría definir al exvicefiscal, José Ricardo González, quien en entrevista exclusiva con LR, planteó una propuesta que seguramente generará muchas discusiones. Se trata de la figura de la fianza, como alternativa para acabar con la crisis carcelaria del país. Casado con Yamile y padre de dos hijos, Mateo y Valentina, ahora se dedica a las asesorías con su propia firma.

¿Qué pasa con el sistema carcelario en Colombia?
Tenemos una mentalidad carcelera y esto genera una situación que está desbordada, es una bomba de tiempo. Un mal día, Dios no lo quiera, se presente un amotinamiento que tendría consecuencias en derechos humanos.

¿En qué consiste su propuesta de la fianza?
La figura de la fianza generaría un proceso penal más civilizado, en el sentido de que no necesariamente tiene que ir todo el mundo a la cárcel mientras se investiga o juzga. La Corte Constitucional señaló que hay que hacer un juicio de necesidad, entonces se establecería un filtro para determinar quién podría aplicar al sistema de fianza según el delito.

Pero, hay que comenzar por instruir sobre lo que significa... Existe cierta prevención porque se puede malinterpretar y el común de la gente tiene la tendencia a asociar libertad provisional con la impunidad. Hay que aclarar que esta figura no significa que el proceso se termine, sino que se tenga la posibilidad de contar con las garantías para poderse defender, siguiendo con el caso.

¿Existe esta figura en Colombia?
Existe la Ley 600 de 2000, con una figura de caución prendaria, pero se usa cuando se otorga una libertad provisional, y en todo caso, hay que imponer la detención preventiva. La fianza supone una posibilidad de sustituir la detención preventiva.

¿Quién la definiría?
El juez de garantía o el fiscal o el juez de conocimiento.

¿Y los montos?
Los define el juez competente, dependiendo del delito, el daño, el impacto y si hay víctimas.

Entonces el que tiene el dinero paga, ¿y el que no?
No porque la solución es por el lado de las pólizas y el juez de acuerdo con el análisis del caso, definiría si se debe pagar en consignación bancaria o con póliza. Hay que pensar en que entre en el juego una aseguradora del Estado en el caso de que una particular no acepte.

¿Qué pasaría con las multas?
Hace unos días, el Contador dijo que existen $16 billones de cartera por concepto de multas. La fianza aseguraría un porcentaje de esta recolección.

¿La fianza se propondrá al Congreso?
Esta opción conduce a una reforma legislativa donde por virtud de una ley se reforme el Código de Procedimiento Penal, con el fin de que la detención preventiva intramural se pueda cambiar. Pero teniendo en cuenta que debe haber filtros. Todo depende de la voluntad política.

¿Cuáles serían los beneficios?
1. Procesos penales más civilizados. 2. Se aminoran las demandas contra el Estado por detención injusta. 3. Se conjura el problema del hacinamiento. 4. Se vuelve a la regla general sobre que la detención es la excepción. 5. Se evitan problemas con las cortes internacionales, ya que los problemas de manejo de derechos humanos traen consecuencias como pérdida de inversiones y otros factores económicos que afectarían a la Nación.

¿Qué opina del proyecto que presentó el Minjusticia?
Es bien intencionado pero insuficiente. Hay varios puntos a analizar, por ejemplo que los municipios asumirían la responsabilidad de 40.000 sindicados, porque si uno hace una mirada de lo que es el Estado, entiende que es uno solo y me parece que no tendría mayor mérito ni bondad decir que se le va a trasladar la responsabilidad a los municipios. Se tomaría como una descarga de responsabilidad. Si le queda difícil a un ministro , controlar la situación, peor para un alcalde de una pequeña región.

¿El aumento de jueces de ejecución de penas es viable?
El proyecto que reformaría el sistema carcelario plantea este punto, que a mi juicio no resolvería el problema, pues se trata de que estos actores deciden sobre reducciones de penas, no de evitar el encarcelamiento. Ayudaría a despejar el sistema.

¿Cuántos sindicados hay sin resolver sus casos?
La cifra es bastante alta porque tenemos invertido el orden natural de las cosas. Se encarcela para investigar y juzgar, cuando lo que debe hacerse es investigar para encarcelar. Creo que en ocasiones, el funcionario judicial maneja con liviandad este tema, ya que hay un temor reverencial a persecuciones disciplinarias. Además la presión mediática es difícil de soportar.

¿Cómo se manejaría entonces la libertad?
No estoy diciendo que la cárcel no debe existir, sino un filtro para que eso no sea lo recurrente y general. Se suponía que con la reforma, la excepción sería la privación de la libertad, pero la regla general se convirtió en la detención preventiva intramural.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.