Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ximena Ramírez - xramirez@larepublica.com.co Viernes, 28 de septiembre de 2012

Luego del ultimátum que recibió el América de Cali por parte de la Superintendencia de Sociedades, que obliga al equipo a ponerse al día en sus obligaciones financieras, se empiezan a barajar las cartas por parte de las directivas de la empresa para evitar una inminente liquidación.

Edgar Navia, asesor jurídico del América y quien está al frente de la ley de reorganización empresarial a la que está sometida la firma desde el 2011, habló en entrevista con LR de la realidad financiera del equipo. El ejecutivo afirmó que los ingresos de la sociedad se encuentra en un estado crítico y que de la asistencia de los hinchas a los partidos depende lograr una estabilidad fiscal.

¿Cómo reciben el ultimátum de la Supersociedades?
América es una empresa que está en cuidados intensivos desde Agosto de 2011, la Ley 1116 nos ha permitido respirar, tener oxígeno pero las deudas están allí y hay que empezar a pagarlas. En esta etapa del proceso, estamos llegando a determinar los derechos de voto y la calificación y graduación de los créditos, en compañía del promotor Luis Eduardo Arellano; una vez quede en firme esto, que calculamos sea para el mes de noviembre de este año, tenemos cuatro meses para negociar con los acreedores. En ese sentido necesitamos hacer que esta empresa sea viable y eso sin duda, depende del apoyo de la hinchada y de la búsqueda de patrocinio.

¿El equipo América no es viable actualmente?
Estamos en una situación crítica con unos ingresos mensuales de $80 millones y con gastos de $700 millones. En el primer semestre América perdió cerca de $400 millones y tal como vamos a diciembre, va a perder $2.000 millones porque la hinchada no está respondiendo y el 80% de los ingresos del equipo entran de la taquilla de los partidos. Hemos pasado de un promedio de 30.000 asistentes a los partidos a 6.000 asistentes.

¿Y los patrocinios?
Este es otro tema preocupante, el principal obstáculo del equipo, aunque no es el único, es figurar en la Lista Clinton; las empresas no nos voltean a mirar por eso, desde la sociedad se ha hecho el esfuerzo, se ha hablado con más de 30 empresas nacionales a las cuales les hemos ofertado nuestros servicios de publicidad y realmente no ha sido posible por este tema puntualmente.

¿Cuál es la salida a esa piedra en el zapato?
Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance, a parte de las actuaciones que se hicieron en la Administración Municipal anterior que fueron válidas y positivas, nuestro presidente ha tenido diálogos directos con Estados Unidos y estamos en un proceso donde van a empezar a revisar nuestra información y nos van a dar alternativas, lamentablemente este proceso que no depende de nosotros, si no del Gobierno extranjero puede durar de 18 a 24 meses; mientras esto avanza, el América debe permanecer vivo y para ello se necesita que los ingresos sean superiores a los gastos y quede un remanente para empezar a pagar las deudas.

¿Cómo llegan a este punto?
Viene de un problema estructural de organización y de dinero. Nosotros estamos reorganizando al América.

En la empresa impera todavía la cultura de la informalidad, desde hace mucho tiempo la firma se viene manejando como una tienda, a pesar de ser una empresa que generaba $3.000 millones anuales, por la situación con la Lista Clinton, no se hacían recibos, los pagos eran con dinero en efectivo y eso dio lugar al caos administrativo en el América.

Primero hay que organizar la institución y lo estamos haciendo con control, estamos pagando con cheques, transferencias electrónicas, se está eliminando el dinero en efectivo. Necesitamos pasar de ser una tienda roja a ser una verdadera empresa, no es fácil, pero lentamente lo estamos logrando.

¿Cómo piensan lograr un equilibrio financiero?
También, estamos trabajando en eso, en la Asamblea de accionistas del pasado 5 de julio se hizo un mandato que dice que a 31 de diciembre tenemos que llegar a un equilibrio financiero con ingresos más altos que los egresos, para así poder el año entrante sentarnos a hablar con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales-Dian, con los acreedores laborales, el municipio y decirles: América es viable. Por eso, la institución ha iniciado un proceso de disminución de gastos, con esto tenemos la certeza que mejorando ingresos vamos a tener un margen de utilidad para pagar las deudas, no es un capricho de los directivos, reducir costos y bajar sueldos, es claro que el América tiene que llegar a ingresos razonables de $400 millones mensuales.

¿Cuál es la realidad de los pasivos y los activos del América, sí tienen con qué responder?
Bueno, por un lado nuestros pasivos están en el orden de los $18.000 millones, $9.000 millones de pasivos laborales, $6.000 millones de impuestos y $3.000 millones le adeuda la empresa al municipio.

Pero también tenemos con qué responder, tan solo la firma y la marca América está avaluada en unos $30.000 millones, los derechos deportivos de unos 10 jugadores suman $8.000 millones y las mejoras plantadas en suelo ajeno de la sede Cascajal suman unos $5.000 millones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.