The National System of Juvenile and Infantile Orchestra of Venezuela practices in Caracas, Venezuela, on Jan. 25, 2007. In 1976 master Jose Antonio Abreu founded the National System of Juvenile and Infantile Orchestras of Venezuela, with the idea of rescuing and protecting children and young men and women of the poverty, drugs or alcohol and to turn them, teaching classic music, into sensitive and integrally formed individuals. Photographer: Gregorio Marrero/Bloomberg News. +++HOLD FOR STORY BY SHIRLEY APTHORP+++

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alexis Posso - aposso@larepublica.com.co jueves, 4 de julio de 2019

La Universidad Militar Nueva Granada que presentó su oposición a la solicitud de registro tramitada por un particular

Una universidad reconocida impidió el registro de una marca similar en la Superintendencia de Industria y Comercio. Esta pretendía inscripción en categorías referentes a instrucción musical.

Se trató de la Universidad Militar Nueva Granada que presentó su oposición a la solicitud de registro tramitada por el ciudadano Juan Camilo Correa Rendón, quien pretendía inscribir la expresión mixta Nueva Granada Music.

El signo de Correa aspiraba a identificar productos y servicios de la categoría 41 de la Clasificación Internacional de Niza, que incluye la enseñanza de música; organización, producción, presentación y gestión de conciertos de música, festivales, giras y otras actuaciones, eventos y actividades musicales y culturales.

“El solicitante intenta registrar un signo que reproduce en buena medida, las marcas previamente solicitadas por mi representada, por cuanto utiliza la sucesión de palabras ‘Nueva Granada’, en el mismo orden y al comienzo de la expresión”, sostuvieron los abogados de la opositora, Universidad Militar.

“En este sentido, los consumidores que en un primer impulso se acerquen a cualquiera de los dos signos podrán llegar a pensar que el signo solicitado comparte la misma procedencia empresarial que las marcas previamente registradas por mi representada”, continuó el equipo legal de la institución universitaria.

“Una vez sentada la posición de que no nos encontramos frente a elementos de uso común, resulta necesario tener en cuenta que el signo solicitado reproduce casi en su totalidad la marca Campus Nueva Granada y le agrega escasos elementos figurativos que no resultan suficientes para impedir el riesgo de confusión”, finalizó el equipo legal de la Universidad Militar.

Por su parte, la defensa de Correa Rendón, el solicitante, aseguró que su marca “si bien contiene dos expresiones comunes de la lengua castellana, las cuales son: Nueva y Granada, no puede ser un argumento admisible y sólido frente a la oposición radicada por la parte opositora, en razón de que las palabras de este tipo no pueden ser materia de reserva o exclusividad al momento de ser integradas a un tipo de marca, ya sea nominativa, figurativa o mixta”.

Esto porque, según la defensa el lenguaje común o expresiones comunes por sí mismas son de dominio público, arguyo en razón de ello, que esa premisa no puede ser la razón o particularidad diferenciadora de una marca sobre la cual ya se otorgó unos derechos de uso, goce y disposición.

La Superintendencia de Industria y Comercio, teniendo en cuenta lo argumentado por las partes pleiteantes, procedió a realizar el análisis comparativo entre la marca previa y la solicitada.

Se determinó que la marca Nueva Granada Music no era viable al estar incursa en una causal de irregistrabilidad de la Comunidad Andina.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.